Google+

martes, 14 de junio de 2011

Apagones, maestros y saltamontes: Eclipse lunar total en Sagitario, junio 2011



“Alguna vez, estuvo confinada al mundo de la fantasía y la ciencia ficción, pero en este momento el poder viajar por el tiempo, no es más que un simple problema de ingeniería”
Michio Kaku, Wired Magazine, Agosto,2003


Este miércoles 15 de junio estaremos ante la presencia  de un eclipse lunar total, el segundo consecutivo y aún nos queda un tercero, este 1 de julio. En esta oportunidad el eclipse será uno total lunar, el cual por cierto, sería el primero lunar de la serie de eclipses en el eje nodal Sagitario-Géminis.  Se trata entonces de un eclipse en un signo perteneciente a la triada del fuego. ¿Qué nos dice esto? ¿Qué podemos esperar? Bueno, como ya sabes, ese es el propósito de esta nota, tratar de encontrarla respuesta a esas dos preguntas.

La Luna en sagitario se encontrará en oposición exacta con el Sol en Géminis este miércoles, lo cual se manifestaría como una luna llena, sin embargo, la cercanía de esta oposición con el eje nodal producirá que en algunas partes de nuestro planeta, la luna sea cubierta por una sombra que poco a poco la devorará por completo, hasta hacerla desaparecer del firmamento, claro esta descripción tan simple y mágica, fue lo que en un pasado remoto, causa la tan mala fama de este fenómeno.  Hoy sabemos, al menos astrológicamente, que un eclipse lunar al igual que una luna llena se relaciona con la culminación, con dar por acabado proyectos o situaciones, por supuesto, ligadas con la casas en nuestras cartas natales donde se ubique  el grado 24 de Sagitario y Géminis. Por lo general, damos por finalizado lo iniciado en la Luna Nueva anterior, en este caso, el Eclipse parcial solar en Géminis del  1 de junio. Para efectos prácticos, lo más común es encontrarnos con una permanencia de la energía de este eclipse en nuestras vidas de alrededor de seis meses.

El Apagón Emocional:

La cambiante Luna, ha estado ligada siempre con nuestro Sol, y el ascendente como  marcadores inequívocos de nuestra personalidad. Esta luminaria es la que nos ayuda a procesar todo lo que ocurre a nuestro alrededor y transmitirlo como una parte de nosotros, es a través de las emociones que expresamos nuestro descontento, nuestra disconformidad, nuestras alegrías , nuestra satisfacción. La Luna es desde una perspectiva muy simple, eso la forma en que manejamos nuestras emociones y la Luna por supuesto también, como lo ha estado relacionada en todas las mitologías con nuestra madre, la energía femenina primordial, nuestro lado  Ying. La Luna representa  también  a nuestras necesidades personales,  es la forma en que reaccionamos, ya seguro, incluso has escuchado aquella frase: “que en donde nuestro Sol actúa, nuestra Luna reacciona”

Ahora bien, al tener todo esto en consideración y darnos cuenta que este  miércoles la luna irá poco a poco desapareciendo del cielo, es muy  lógico que de una forma inconsciente empiecen a resurgir viejos temores, que nos encontremos un poco, ya sabes “demasiado sensibles al entorno” Es el famoso efecto “off”  del eclipse, una de las luminarias de nuestros temas natales se apaga para luego volver a iluminarlo todo, y al igual que cuando se apaga una luz en una habitación, al volverla encender tendremos una perspectiva diferente y veremos todo con claridad. Lo que era solo una sombra ahora tiene forma y color.

Ese apagón emocional tiene una finalidad, la cual en parte estará determinada por el signo en el que en ese momento la luna transite y claro el elemento al que pertenece, en este caso hablamos de Sagitario, el signo del arquero, un signo de fuego.  Este elemento, el fuego, por lo general nos indica una necesidad de expandir nuestra identidad, nuestro espíritu, a través de los viajes, las nuevas culturas, la filosofía, la religión, la educación superior, y otros temas relacionados con el signo de Sagitario.

Curiosidad Solar

Al igual que con las lunas llenas es importante analizarlas a través del signo lunar como el solar, durante este eclipse el Sol, se encontrará emplazado en el signo de Géminis, un signo de aire.  Géminis, es un signo inquieto, curioso y siempre dispuesto a comunicarlo todo, lo bueno, lo malo, lo no tan bueno, lo no tan malo.  

Es el Sol a quien acudiremos cuando la luna ya no está, así que actuaremos al estilo Géminis, cuestionándonos todos esos sentimientos y emociones que se han generado durante ese proceso en donde la luna ha quedado en “off” Para este signo de aire, las explicaciones tienen que ser racionales, eso de que no existe una explicación jamás se lo creerá.  Por eso tampoco, es raro, que durante estos días previos a este eclipse estuvieras corriendo de un lado a otro, investigando y observando el porqué te pasa lo qué te está pasando.

El Maestro y el Pequeño Saltamontes

He mencionado el preámbulo, pero, aquella pregunta: ¿Qué podemos esperar? Sigue sin respuesta.  Así que ya es hora de despejar esa incógnita. Es hora de encontrar el punto de equilibrio entre estos dos signos mutables, uno de Aire, el otro de Fuego.
El conocimiento resulta fascinante para este par zodiacal, Géminis regido por Mercurio, lo pregunta todo, esta sediento por supuesto de información. Sagitario regido por Júpiter, quiere también lo mismo, pero quiere conocerlo todo a través de las experiencias que pueden expandir su existencia. Curiosamente, los planetas involucrados con estos signos tenían la protección de los viajeros, a Mercurio o Hermes, los no foráneos, algo así como el turista local, y Júpiter o Zeus, era el protector de los foráneos, algo así como el turismo internacional.

El conocimiento y los viajes parecieran ser entonces ese punto en común, y para reforzar aún más este concepto, si revisamos las casas zodiacales involucradas, Géminis la 3, la relacionada con los hermanos, la educación básica, la lectura, la escritura y por supuesto, los viajes cortos. Sagitario, tiene a su cargo la casa 9, la educación superior, los viajes al extranjero, los viajes más trascendentes, es la casa de los maestros. 

Así que pareciera de repente, que en Géminis encontramos al pupilo y en Sagitario al Maestro.   Bueno, es muy probable, pero estas energías se mueven de un lado a otro cuando están bien balanceadas, y además se tratan de signos mutables, dispuesto siempre a cambiar los roles, por lo que lo que encontramos en este eje zodiacal, es más bien la dinámica de la enseñanza. Pues, el maestro puede aprender tanto del alumno, como él del maestro. ¿Verdad, mi pequeño Saltamontes?

Cuando la  mente tiende a  infinito
Finalmente, siempre se ha relacionado a Géminis con la mente inferior, entiéndase esta como aquella capacidad de nuestro cerebro, de procesar toda la información que llega hasta él y transformarlo en palabras, en utensilios, en reacciones que nos ayude a vivir el día a día. Sin embargo, existe también  la mente superior, la cual se le ha involucrado con Sagitario, es aquella parte vinculada con nuestra percepción neuronal capaz de hacernos ir más allá crear en nuestra mente nuevos  mundos, aquella parte de nuestro cerebro capaz de conectarnos con la divinidad, nuestra divinidad.

Ya lo vienen diciendo los científicos, los más sagitarianos de la comunidad: “la mente es energía y con ella llegaremos muy lejos, encontraremos nuevos mundos, viajaremos al pasado, al futuro, estaremos cruzando el umbral a nuevas dimensiones” y por supuesto los más geminianos mientras tanto analizan y buscan la forma de que eso se concrete.

Esta es amigos la verdadera misión de este eclipse lunar en Sagitario unir la mente inferior con la superior para que nuestros pensamientos vuelen, sean liberados y lleguen más allá del infinito.