Google+

miércoles, 31 de agosto de 2011

Sí, Virginia, existe Santa Claus: Júpiter rx en Tauro, 2011




Querido Editor:

Soy una niña de ocho años de edad. Algunos de mis amiguitos dicen que Santa Claus no existe. Papá me ha dicho: "Si lo ves publicado en "The Sun", entonces es cierto". Por favor, dígame la verdad, ¿existe Santa Claus?

Virginia O'Hanlon 

Una famosa y muy bella historia de navidad, ¿para analizar la retrogradación de Júpiter en Tauro que inicia a finales de agosto?, sí, incluso creo que esta vez, me pasé en lo extravagante. Pero, espero lograr explicarte el porqué en las siguientes líneas.

Efectivamente, este miércoles 29 de agosto, el gigantesco Júpiter, el más grande de todos los planetas inicia su retrogradación anual, la cual dura aproximadamente 4 meses. Júpiter, el expansivo, el entusiasta, se encuentra en estos momentos  en los 10 grados de Tauro y cuando termine su retrogradación habrá retrocedido hasta el grado O de este signo fijo. Ya hemos visto que en algunos casos, cuando un planeta se encuentra retrógrado su energía se intensifica, pero, ¿Será este el caso con Júpiter? ¿Y si no fuese así? Entonces, ¿Qué podríamos esperar del que se supone es el más benévolo de todos los planetas?

Terapia de implosión

Conocemos bien, el efecto optimista y expansivo que ejerce en nosotros Júpiter en su movimiento directo, todo fluye hacia adelante y tenemos la confianza que aunque tengamos una serie de inconvenientes en el camino, siempre llegaremos triunfantes a la meta. Este efecto jupiteriano es muy concreto y lo vemos en todo aquello en el que este planeta se involucra en nuestra vida durante su tránsito, o dicho de otra forma, lo observamos según la casa por la que tránsita en nuestro tema natal y por los diferentes contactos que forma con nuestra posiciones planetarias natales. Júpiter es explosivo, abarca incluso muchas veces más de lo que esperamos, sin embargo, Júpiter se involucra también con temas muchos más abstractos, como nuestro código interno de ética, la forma en que vemos la relación con las culturas diferentes a la propia, con la educación y la enseñanza, Júpiter es ética y moral, es filosofía y religión, Júpiter es nuestra fe y la confianza interna. Cuando Júpiter se mueve en el firmamento virtualmente en “reversa” la famosa expansión es interna, en lugar de ser explosivo, se vuelve implosivo.



Lo cual me recuerda que antes del descubrimiento de Neptuno a mediados del siglo XIX, el regente del signo de Piscis era Júpiter, y si piensas por un minuto en Piscis, te darás cuenta que todavía encontramos en este signo mucho de esa expansión interna de que te hablé. Curiosamente, existe un tipo de terapia psicológica, para tratar de superar nuestros traumas, miedos y temores, a la que se denomina terapia de implosión o simplemente inundación, dos términos muy de este Júpiter Rx. De hecho, mitológicamente, Júpiter es quien derrota a Saturno, y el Saturno astrológico se le involucra con el Miedo. Este tipo de terapia consiste en hacer hablar al paciente de sus experiencias traumáticas, hasta un punto que se llega al punto de inicio de su problema, hasta un punto en que se inunda su interior con su miedo, y este empieza a desaparecer. Ese mecanismo en el que piensas, y re-piensas una y otra vez, sobre tus acciones es muy típico de este tránsito jupiteriano, algunas veces el análisis interior fue  detonada por la pérdida (trabajo, pareja, familiar, amigos) sin embargo, ese auto análisis repetitivo por el que te lleva Júpiter, siempre te hará llegar a la conclusión de que ese cambio, esa pérdida era necesaria para tu crecimiento exterior.

Hacer que el toro dé ese salto
Júpiter inicia su retrogradación en Tauro, un signo bastante escéptico, y en el que quizás este planeta no ha podido abarcar todo lo que haría en un signo más impulsivo. El toro, no da un paso, si no está seguro que no hay ningún peligro al hacerlo. Tauro es un signo de tierra, y además fijo, por lo que su estabilidad y rechazo al cambio es legendario. Mientras que Júpiter se mueve mejor en el mundo mutable (Sagitario, Piscis, Virgo e incluso Géminis) su ritmo es frenético, no busca cuestionamientos. Júpiter ha afectado con su tránsito hasta este momento a una tercera parte de los nativos de Tauro (primer decanato) y por trino al primer decanato de los otros dos signos de tierra. Pero, si el torito no reacciona con entusiasmo, sin preguntarse que irá a pasar después quizás, cuando quiera subirse al tren jupiteriano, éste posiblemente ya ande por Géminis.

Sin embargo, como vimos anteriormente, este Júpiter actúa desde adentro, plantará en Tauro la semilla del cambio, y le hará sentirse a gusto con esa idea y aunque  al toro le cuesto el arranque una vez que lo hace nadie lo detiene. Tauro es un signo que se relaciona con el dinero y los bienes raíces, así que no es raro que durante este tránsito, iniciemos trámites de compra y venta de terrenos o propiedades, tampoco es extraño que empecemos a considerar nuevas empresas como forma de cubrir nuestras necesidades. Es un proceso de gestación, la idea empieza a expandirse en nuestro ser, o necesariamente se concreta, pero con Júpiter rx tienes que tener en cuenta de aquello “que si lo piensas, entonces, sí existe” Un Toro motivado, sabe dar grandes saltos, e incluso hacer lo imposible, como aquella vaca que salta sobre la luna, una imagen muy taurina y que nos recuerda el poder de que todo puede ocurrir, si, sé cree con fuerza y ya que menciono eso de creer, es hora de explicar el porqué del título de esta nota.

¿Por qué Virginia? ¿Por qué Santa Claus?

Por varias razones, la historia de la niña cuyo nombre es Virginia y envía una carta al editorial de “the Sun” preguntando sí es cierto que Santa existe, es verídica, pero es el nombre  de la niña y la fecha en la que está retrogradación jupiteriana finaliza: “El mismo 25 de diciembre, el día de Navidad”

Júpiter se vuelve retrógrado mientras el Sol transita en Virgo y Virginia, es un nombre  muy acorde a este signo, y además con Júpiter rx, debemos creer en lo que consideremos es real, no hacer caso a los escépticos, es nuestra decisión creer o no. La de nadie más, el editor del “the Sun” le contesta, como si se tratase del intermediario de la Verdad  (por supuesto una función muy jupiteriana):


“Sí Virginia, Santa Claus existe. Su existencia es tan real como el amor, la generosidad y la devoción, y tú sabes que éstas abundan y dan a tu vida su máximo gozo y belleza. ¡Cuán sombrío sería el mundo si no existiera Santa Claus! Sería tan sombrío como si no hubiera Virginias. No existiría la fe infantil; no habría poesía, no habría romance para hacernos tolerable esta existencia”

La fe, amigos de eso se trata al fin de cuentas, este Júpiter rx. Júpiter te hará cuestionarte, si sigues o no creyendo, sin embargo, él siempre apostará por ti, así que puedes dejar de creer en lo que quieres pero nunca en ti.

Para completar el mensaje te dejo en un anuncio comercial de una gran cadenas de tiendas, la parte final de la respuesta a la pregunta de  Virginia.