Google+

sábado, 13 de octubre de 2012

La verdad ocultad en la cruda realidad: Saturno en Escorpio, 2012-2015





El tránsito de Saturno por Escorpio promete ser muy diferente al de Libra, su paso es constante, en ningún momento su fase retrógrado lo hará volver a Libra, como su ocurrió con Saturno en Libra, que en el 2010 volvía a Virgo. Escorpio es un signo constante, firme en sus decisiones y quizás en honor a su naturaleza el paso de Saturno por este signo sea constante, sin vuelta atrás.

Esta estoy seguro no será la última vez que escribiré acerca de Saturno en Escorpio, de hecho, habrán  muchas notas, muchos temas por abordar, pero, hoy celebrando el ingreso de Saturno en este signo de agua, el agua en ebullición que mana del interior de la tierra, he decidido hablar de la realidad y la Verdad. Un tema saturnino y un tema escorpiónico, ambos tendrán que fusionarse en los próximos años.

La realidad, la estructura y el estereotipo están ligados sin duda con Saturno. El planeta famosos por sus anillos, también construye estructuras una sobre la otra para proteger su núcleo. La ética, la moral y las leyes es su mundo, por eso venía exaltado en Libra.  Pero,  ten cuidado que Saturno es parte del mundo personal, no es un planeta colectivo. Es el karma, pero ese tangible, el del ojo por ojo, diente por diente, es simple, “la haces, la pagas”.

La realidad como tal es Saturno, ¿Por qué? Porque llamamos realidad a todo aquello que nuestros sentidos etiquetan como tangible, concreto, con lo que podemos palpar, ver, escuchar, oler, e incluso degustar.  Todo aquello que no es comprobable bajo estos parámetros es irreal, improbable o imaginario.

En cuanto a la Verdad, eso, queridos amigos, es otra cosa, La Verdad se siente, se percibe desde adentro, sin que tenga que mediar lo tangible en su percepción. La Verdad es Escorpio, te guste o no te guste este signo va siempre en busca de ella, no cree en la apariencias, no cree más que en lo verdadero, Plutón su planeta regente es famoso por derribar los estereotipos y de hecho, Tauro, su signo opuesto, nos recuerda aquello de “las  vacas sagradas” esas que controlan eso que llamamos sociedad o peor aún eso que llamamos “Realidad” Las personas del Escorpio tienen una mirada intensa, la mirada del escrutinio, la mirada legendaria del Escorpio, pero, sabes en su mirada el escorpión lo único que quieres es mirar tu interior encontrarse cara a cara con tu “Verdad” con tu “Yo Verdadero”

La realidad y la verdad no son la misma cosa, la Verdad es el Poder, y el poder te dará siempre el Control.  La realidad por ejemplo puede decirte que la talla 0 de las modelos es el canon de la belleza, la Verdad te hará ver que la mayoría de ellas terminan teniendo problemas metabólicos que pueden llevar incluso a la muerte antes de los 30, por vivir enfocadas en mantener esa talla. La realidad puede hacer que tu padre te diga que dejes de soñar, que nunca serás lo que quieres ser, que seas realista. La verdad te hará conquistar ese sueño y dejar a todos boquiabiertos.

El miedo es el arma más poderosa de Saturno, pero, en el inframundo, el miedo ya no es miedo, porque en este submundo, el Escorpión su rey, es el más temerario de todos los signos, ese submundo es nuestro mundo interior, el mundo donde encontramos en su estado primigenio nuestros talentos, en donde también encontramos nuestros demonios, y nuestra sombra.

El problema  quizás de este tránsito sea el estado de negación en el que muchos entraran cada vez que Saturno haga contacto con alguno de estos seres, no es fácil para nadie decir que es compulsivo, ladrón, adicto, abusador o tantas otras posibilidades, pero este contacto con la oculta verdad de nuestra Realidad tiene una razón de ser y es la transformación, Saturno como decía al principio es el Maestro del Karma, y por eso, bajamos al inframundo para saldar nuestras cuentas y así volver a empezar.