Google+

lunes, 24 de junio de 2013

Lilith en Cáncer 2013-2014: ¡Liberar esa otra mujer en ti!








“Yo no deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre ellas mismas”.



Mary Wollstonecraft



 

Lilith o la luna negra como suele ser conocida ingresó en el signo de Cáncer, desde el 9 de junio y estará en este signo hasta el 4 de marzo del 2014. Por lo general, no suelo hablar de ella, no porque no la conozca, simplemente, porque la interpretación harían aún más extensos mis interpretaciones diarias. Sin embargo, hoy, en parte por el protagonismo que vive el signo de Cáncer en  estos días previo a la entrada de Júpiter y a la solicitud de varios amigos de las estrellas he decidido al menos escribir algunas líneas acerca de este personaje lleno de misterio y seducción.

Lilith no calza precisamente en la definición de planeta, no es un cuerpo celeste que gira alrededor del Sol, tampoco es una estrella fija, técnicamente hablando Lilith es un punto de nuestra carta astral cuya relación estaría más cercana a los nodos lunares. Lilith de hecho forma un eje con Príapo (otro punto del cual rara vez hablo excepto en algunas lunaciones conocidas como super moons), Lilith y Priapo no existirían sin la luna, pues en realidad ellos son en teoría ese punto de la elíptica lunar en donde la luna se encontraría más cerca (Príapo) o más lejano (Lilith) de nuestro planeta.  A Príapo se le conoce también como el Perigeo  (Peri: Cercano, Geo: Tierra) Lunar, mientras que Lilith sería su Apogeo (Apo: alejado)

Este eje Lilith-Priapo también se desplaza a través del Zodíaco, su movimiento es de aproximadamente unos 6 a 7 minutos por día (recuerda 60 minutos equivale a un grado zodiacal y treinta grados es lo que posee cada uno de los signos). Al hacer el cálculo matemático llegaríamos a la conclusión que entre 9 a 10 meses tardaría el tránsito tanto de Príapo como Lilith por cada uno de los signos y casi 9 años en completar la rueda zodiacal.

Por no ser Lilith un cuerpo físico, sino más bien un espacio, pareciera que estaría más relacionado con el mundo de lo imperceptible. Hay algo secreto y oscuro en Lilith, algo que tal vez no es tan evidente en Príapo, pues, Lilith aparte de ser un punto, un espacio vacío , es el punto en el que la luna estaría más lejana de la Tierra. Quizás por esto se le ha llamado desde siglos atrás Luna negra.
Lilith nos habla de deseos ocultos, del lado reprimido de nuestra personalidad. Por supuesto, alejamiento, rechazo, exilio, marginación son temas con los cuales se ha relacionado a Lilith desde siempre.

Ahora bien, luego de este breve repaso acerca de los conceptos técnicos astronómicos de Lilith, es hora de hablar un poco de su nombre y de su mitología. ¿Quién es esta Lilith?

Lilith surge de la mitología mesopotámica, pero, tomó fuerza en la cultura hebrea, ella es la lechuza que describe Isaías (Isaías 34:14), ella fue la primera esposa de Adán y fue como él hecha a imagen y semejanza de Dios, no de una costilla de Adán. Fue desterrada del paraíso, por no ser sumisa. Dicho de una manera jocosa, Lilith sería la primera mujer divorciada.

Según la leyenda, luego de abandonar el Edén por  se instaló junto al Mar Rojo, se unió allí con Asmodeo, quien  se convirtió en su amante, también tuvo contacto carnal con otros demonios. Más tarde, el folklore la convirtió en una especie de bruja que raptaba a los niños en sus cunas por la noche, también se hace mención en algunas  historias de cómo ella  copulaba con hombres hermosos y engendraba con ellos hijos demoníacos. A Lilith  se la representa con el aspecto de una mujer muy hermosa, con el pelo largo y rizado, generalmente rubia, y a veces alada.

Al tener todo esto en cuenta y al tratar de darle una interpretación tanto a la mitología de Lilith como a sus aspectos físicos teóricos encontramos en ella información muy valiosa para interpretar algunas áreas de nuestra psique de las que hasta ahora haré mención.

Lilith sin duda alguna es el opuesto de la madre nutricia, representaría el lado oscuro de la maternidad (la depresión post porto por ejemplo he visto tiene una relación muy estrecha con ella), sí la Luna es la “mater amantísima” junguiana, Lilith sería sin duda, la “mater terribilis”. Sin embargo, Lilith se le asocia con la fertilidad, con el poder hechizante del sexo, ella es para los hombres la mujer imposible, hace que adora pero que no quisieran tener como la madre de sus hijos. Sin embargo, Lilith es suficientemente fuerte e inteligente para tenerlos cuando quiera y con quien quiera. Ella es simplemente la manifestación del Poder de decisión femenino, libre de todo sesgo causado por la visión masculina de una sociedad patriarcal.

Mientras que en la astrología clásica (esa que se enfrasca en un hombre busca una mujer y una mujer a un hombre) Lilith representa en el tema natal de un hombre (por supuesto Heterosexual) a esa mujer que elegiría como amante, en la de una mujer (no necesariamente heterosexual) simbolizaría su propio impulso, su instinto sexual innato, se muestra tanto su cualidad como madre, hija, compañera sexual. De hecho, algunos veían en una posición angular de Lilith cierta tendencia al tribadismo. Pero, los tiempos han cambiado, y también la visión tan nefasta de Lilith.

Las mujeres, al menos las de las sociedades más industrializadas y modernas (de ahí que Urano se lleve también con Lilith) necesitan demostrar su feminidad a través de un parto, tampoco necesitan sobrevivir a través de un hombre. Tienen el poder de elegir, pueden ser madres si así lo quieren, pueden ser esposas si así lo desean. Sí deciden no casarse y vivir mil y una aventuras con diferentes hombres , no tendrán que usar una letra escarlata bordadas en sus vestimentas, por eso, no serán expulsadas del Paraíso (Excepto claro que el Paraíso sea un hotel y tu tarjeta sea rechazada). La mujer dentro de la sociedad moderna tiene voz y voto, puede aspirar a mucho más que lo que podían sus antepasados, pero, para ellas aún queda mucho por hacer.  Sin embargo, estés o no de acuerdo conmigo, la mayor limitante que tienen ellas son ellas mismas, su limitación a veces es sus propias convicciones, la forma en la que fueron educadas, ese pensamiento impartido por una sociedad demasiado cargada de princesas Disney (aunque incluso Disney ha tratado de redimirse creando nuevas y más modernas herederas, las favoritas siguen siendo las más dóciles). La educación, la familia, las bases de tus creencias todo eso se ve representado en el signo de Cáncer, signo que por esta razón muy probablemente es el detrimento de Lilith.

Lilith en Cáncer, en su detrimento, pareciera ser un emplazamiento sin muchas posibilidades para que la parte emancipadora de Lilith surja, sin embargo, Cáncer es también el signo de la Luna y como ella tiene muchas caras. Si naciste con esta Lilith es posible que tu infancia estuviese cargada de temas oscuros y difíciles, quizás tu madre parecía una copia al carbón de la bruja de Blancanieves  (no necesariamente la de Disney podría ser Regina la de Once upon a time), quizás sí fuiste criada por una madrasta o incluso en un orfanato, pero, sea como sea ese pasado, conforme fuiste creciendo, fuiste también descubriendo un enorme poder en ti. En la adolescencia puede que ese poder se manifestase solo como una fuerte atracción por los chicos o las chicas (Lilith al igual que Júpiter no discrimina, quien te gusta te gusta y punto), puede que la virginidad la perdieras hace, bueno, hace algún buen tiempo atrás, quizás te vilipendiaron en casa por esto, y ya estaban comprando la letra A en la tienda de pasamanería (¡Claro, quien borda en estos tiempos!) para pegártela en tu uniforme de colegiala. Pero, aunque lloraste y decías que estabas arrepentida, en realidad descubriste que tu cuerpo se había liberado, que eras otra persona y juraste que nunca bajo ninguna circunstancia serías una madre parecida a tu madre. Sí, Lilith en Cáncer es así tarde o temprano te libera del arquetipo soso del ama de casa, te hace pensar en carreras universitarias muy distantes de las muy típicas MMC (mientras me caso) y cuando te das cuenta terminas siendo la CEO de Google.


Y es, esto precisamente lo que tendremos durante los próximos meses, a Lilith en Cáncer, la liberadora, la emancipadora, la que es capaz de quemar con su encendedor Dunhill todos tus hermosos bras del Agent Provocateur o de la Perla. Lilith en Cáncer también despierta en ti recuerdos, recordarás a la bruja, recordarás a tu abuelita, diciéndote lo difícil que era todo en su época, también recordaras, a las maestras estrictas y a las no tan estrictas de tu escuela, también pensarás de vez en cuando  en aquella compañera de la escuela cuyos pechos crecieron antes que los tuyos y robaba la mirada de todos tus compañeritos, recordarás a tu tía,  la loca, esa que dejó a su esposo de un millón de años de aburrido matrimonio por un joven de chaqueta de cuero y una ruidosa Harley. Sí, Lilith en Cáncer te trae de vuelta a todas esas mujeres que le dieron forma a tu pensamiento, las trae de vuelta para que recapacites y te preguntes ¿si  estás dónde querías estar o si aún te falta mucho para llegar ahí? Y ya sabes si la respuesta es la segunda  lo que te dirá Lilith, claro, si ella pudo cerrar de un portazo las puertas del Edén porque no lo puedes hacer tu de esa casa que ya no te brinda ningún beneficio!