Google+

sábado, 10 de agosto de 2013

La impronta dérmica de Saturno, Urano, Neptuno y Plutón





Nuestra vida está cargada de momentos claves, en los que parece que todo está fuera de nuestro control, en la que de repente la realidad o al menos lo que parecía serlo se desploma frente a nuestros ojos. Son quizás los momentos más críticos de nuestra existencia, y pueden incluir desde muerte, traiciones, separaciones, encarcelamientos, bancarrota, drogadicción, abusos, hasta situaciones que para algunos no implican tanto estrés pero que si vuelca todo boca a arriba como los nacimientos, matrimonios, mudanzas, nuevos trabajos, nuevas fortunas.

Por lo general todos esos momentos están ligados con tránsitos muy fuertes(Cuadraturas, oposiciones y conjunciones son los mas comunes)  sobre alguno de nuestros planetas natales, y por lo general al menos hay uno de estos cuatro planetas involucrados: Saturno, Urano, Neptuno y Plutón. En estos momentos por cierto, no hay ni un sólo signo que sienta el impacto de alguno de ellos, pues, Saturno en Escorpio está afectando a los signos fijos (Tauro, Leo, Escorpio, Acuario), Neptuno en Piscis a los mutables (Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis) y Urano en Aries en combinación con Plutón en Capricornio atacan doblemente a los cardinales ( Aries, Cáncer, Libra y Capricornio). Por supuesto, hay tránsitos de tránsitos pero, por lo general los que nos dejan marcados la piel como si de un tatuaje indeleble se tratará son los que involucra nuestras luminares y los propios del ciclo de cada uno de estos planetas ya sabes: el retorno de Saturno, la cuadratura Plutón-Plutón, la cuadratura Neptuno-Neptuno y la oposición Urano-Urano son las más populares. Cada uno de estos planetas como te decía dejan su impronta, su tinta es perenne y cada uno puede ser un tatuaje que con el tiempo se convierte en parte de nosotros mismos. Veamos entonces cuales son estos tattoos.

 

El Reloj de Arena:


En la mitología Saturno devora a sus propios hijos, esto nos explica porque estos tránsitos que involucran a Saturno pueden provocar un fuerte temor a perder nuestro trabajo, a ser derrotados por las nuevas generaciones. Nos hace de repente sentirnos viejos y cansados. Cuando Saturno llega a nuestras vidas, pareciera que todo es una carrera contra el tiempo, ese temor termina paralizando y al final puede que no hagamos nada, también estos tránsitos nos hacen enfocarnos en lo concreto de la realidad, con ellos, si lo utilizamos a nuestro favor podemos concretar proyectos y sueños que en otros momentos serían imposibles, porque al fin de cuentas Saturno nos da la madurez que sólo el tiempo puede otorgar, nos hace responsables, disciplinados y autoritarios cuando es necesario.




La Estrella fugaz:

Con Urano en contacto con alguno de nuestros planetas natales, todo puede ocurrir, pero ocurrirá de manera impredecible y abrupta, es un golpe inesperado en todo el sentido de la palabra. La electricidad de Urano puede darte muchas noches de insomnio, pero, también aumenta tu genialidad, las mejores ideas se generan durante estos tránsitos, su efecto es el de la estrella fugaz, porque pasa y sólo te da una oportunidad. Urano también te despierta de tu letargo, te despierta a la vida, y si es necesario te hará ser rebelarte contra el sistema, Urano te hace ver que nunca estás solo, a este planeta le gusta trabajar en conjunto, le gusta manifestaciones, le gusta derrocar y darle el poder a quien realmente lo merece, Urano en la mitología era el amante de Gaia, la Tierra, así que durante estos tránsitos es común encontrar un fuerte vinculo con la Madre Tierra y defender a todas sus criaturas. Urano también rige la astrología y no es raro que durante estos tránsitos termines conociendo esta ciencia en profundidad.

La Sirena:

 


Neptuno era el dios del Mar, y como él es muy temperamental, a como puede salvar tu vida, dándote riquezas y alimentos también te la puede quitar por sed e inanición, cuando Neptuno transita por tu vida puede convertir lo que toca en agua y ella irse entre tus dedos. Neptuno es la alucinación del naúfrago moribundo, insolado y sediento que no sabe distinguir donde está o que está haciendo. Neptuno es el escapismo total, es el abuso del Alcohol y todas las demás drogas. Neptuno es muy complejo, nos hace sentir especiales, mesiánicos, pero, no podemos ser salvadores de la humanidad si primero no nos salvamos a nosotros mismos. Neptuno es el canto engañoso de la sirena que te ofrece todo el conocimiento del mundo si tu hundes con ella en el fondo del Mar. Si superamos todas las pruebas neptunianas, si logramos ver la realidad dentro del engaño, entonces encontrarás el tesoro en el fondo y será el mismo oleaje neptuniano quien luego te devuelva sano y salvo a tierra.

Fénix:


Una de las frases más conocidas de Winston Churchil, decía “si estás atravesando un infierno, sigue andando” Plutón es el dueño del inframundo y algunos de sus tránsitos te hacen sentir que estás atravesando un infierno y hundiéndote cada vez más en él. El abuso del Poder, en todos sus aspectos y la demolición completa de todo aquello que ya no servía en tu vida es el efecto más común de Plutón, muy probablemente estarás en contacto con la muerte ya sea de una manera directa o no. Pero, recuerda sigue andando, porque en la mitología, el inframundo no era sólo los Campos Asfódelos (donde las almas vagaban las almas de los héroes) o el Tártaro (donde se castigaban a las almas impías) en el Inframundo se encontraba también los Campos Eliseos, algo así como el Paraíso cristiano. Sigue tu camino y ande, hazle caso a Plutón, haz lo que te pide hacer, cumple tu penitencia y al final el Señor del Inframundo te recompensará porque Plutón por ser el dios de lo oculto bajo la tierra también era el dios de los ricos en Roma. Así que como el fénix atraviesa el fuego y se consume en él  para renacer de sus cenizas, así también algunas veces en estos tránsitos plutonianos tendrás que hacer un cambio de piel, eso sí, este tatuaje se queda contigo.


Así que sea cual sea el tatuaje que en este momento sea este dibujando en tu piel, no lo mires como un castigo, como una tortura sino como un recuerdo de estas épocas en las que no tuviste más opción que evolucionar porque esto es al final lo que logramos con estos tránsitos, evolucionar y ser mejores cada día.

Daniel