Google+

sábado, 16 de noviembre de 2013

Historias de Hades, Vampiros y otros lobos feroces: Luna Llena en Tauro





"Soy una fuente de sangre
con la forma de una chica
tú eres el pájaro en el borde
hipnotizado por el remolino

Bébeme, haz me sentir real"

Canción: Bachelorette 
Album: Homogenic (1997)
Björk


Este domingo 17 de noviembre la Luna se encontrará exactamente a 180 grados de distancia del Sol en Escorpio, esta oposición se dará al grado 29 de ambos signos. Como ya he mencionado en otras ocasiones cuando se da la oposición Luna-Sol, conocemos este evento como Luna Llena. Las Lunas llenas astrológicamente hablando son momentos ideales para completar y dar culminación a cualquier proyecto, especialmente aquellos que iniciaron en la anterior Luna Nueva.

Para poder integrar de forma correcta el sentido de esta luna llena, debemos profundizar en la dinámica que ofrece el eje zodiacal Tauro-Escorpio, al encontrar el punto de equilibrio entre dos signos fijos opuestos, uno de tierra (Tauro) y el otro de agua(Escorpio) lograremos entonces aprovechar al máximo la oportunidad que nos brinda este plenilunio taurino.

La Luna en Tauro se encuentra en uno de sus mejores emplazamientos, la comodidad y tranquilidad que brinda el signo del toro a nuestras emociones (Luna) es tan fuerte, que decimos que la Luna cuando transita por Tauro está exaltada. Mientras que la Luna se encuentra en un signo, estable y tranquilo. El Sol se localiza en Escorpio, un signo que tiende a la intensidad, al análisis profundo, y de ser necesario a tomar medidas extremas como la destrucción, más que renovación Escorpio ofrece la transmutación.

La transmutación como un proceso químico es el cambio de un elemento a otro, para poder lograr esto debemos cambiar el núcleo del átomo. Generalmente para poder cambiar el núcleo de un átomo debemos quitar o agregar protones a ese núcleo, este proceso en teoría es factible, y en la práctica se ha logrado. Pero implica un enorme consumo de energía. Cambiar el núcleo para ser un nuevo elemento es un proceso muy conocido por el Signo del Escorpio, de hecho en su fase evolutiva máxima el Escorpio deja el pantano para convertirse en un águila o Fénix. La transmutación que encontramos en Escorpio al igual que la transmutación química es desgastante y puede incluso hacernos sentir que estamos bordeando la misma muerte, por supuesto que ese mundo escorpiónico aterroriza a Tauro, un signo regido por Venus. Mientras Escorpio preferiría morir a ser uno más, tauro jamás se arriesgaría si no está totalmente seguro de si tomar ese riesgo es beneficioso o no. Esta es la diferencia más marcada de este eje Zodiacal. Pero, ¿cuál es ese punto en común que comparten estos dos signos zodiacales?

Escorpio es un signo que actualmente se encuentra regido por Plutón, pero si nos remontamos a algunos años atrás antes del 18 de febrero de 1930, antes de su descubrimiento, nos daríamos cuenta que Escorpio estaba regido por Marte. Por su parte Tauro es un signo regido por Venus. Al tener esto en consideración, nos daremos cuenta que hemos llegado a vislumbrar el punto en común. Claro, si piensas, en lo que estoy pensando, tienes toda la razón… Marte y Venus son amantes, lo que implica que entre estos dos signos hay una fuerte atracción y sí, así es.


Tauro es un signo terrestre que relacionamos con las posesiones, con lo tangible, este signo es sensual, encuentra en las texturas, el sabor y el olor, un despertar muy intenso de sus sentidos. Tauro es sibarita, y no es de extrañar si Venus le rige. Tauro es un signo atractivo y encuentra en los detalles una gran satisfacción. Escorpio, en cambio, es seductor, de una forma hasta cierto punto primitiva y animal, pareciera que lo que emana de su mirada es pura sexualidad, de hechos muchos se sienten intimidados con su mirada, se sienten indefensos e incluso podríamos decir que Escorpio tiene la capacidad de desnudarte con su mirada, y dejas a su merced no sólo el cuerpo, si no tus sentimientos y emociones. La dinámica de este duo zodiacal, la encontramos en la mitología en el Rapto de Perséfone, en él vemos la transformación de la niña a la mujer a través del “rapto” por Hades(Plutón), es un símbolo muy fuerte de la propia adolescencia femenina, y también del dolor que podemos tener en algunos momentos claves de nuestra vida, es el precio del Poder y del Autocontrol. También lo encontramos en el Vampiro (Escorpio) y su víctima (Tauro), la forma sutil en que el Vampiro le acecha, le hipnotiza para luego vampirizarla con un mordisco sensual en el cuello (parte del cuerpo regida por Tauro) pero incluso este mito se ha ido modificando y como lo he dicho en algunos momentos, cuando uno mismo abandona la naturaleza de su signo empieza a comportarse como su signo opuesto, para que lo entiendes creo, que el mejor ejemplo lo encontramos en el vampiro moderno, en Edward Cullen, el joven seductor vampiro de la Saga de Twilight (Crepúsculo) y en su amante, novia, adolescente Bella. Edward que como uno esperaría debería de comportarse como un Escorpio, se comporta más bien como Tauro, no cree en el sexo prematrimonial, necesita ir despacio en su relación. Mientras que Bella, en lugar de ser la inocente victima de Tauro, sueña con el día de su vampirización. Su mundo es el Caos, si no hay vampiros acechándola , habrá siempre detrás de ella algún ser sobrenatural y seductor. Y es que el punto en común y la energía que genera el eje Tauro-Escorpio es el de la Seducción y por lo tanto podemos decir que uno de las Lunas llenas más seductoras es la que ocurre en el signo de Tauro.


El juego de la seducción es un juego complejo, a veces ni siquiera sabemos quién lo empieza, si analizamos una historia tan “infantil” y conocida como lo es Caperucita Roja, a veces no entendemos ciertos puntos inconexos, por ejemplo, cómo es posible que la madre de la protagonista nunca le haya advertido de la amenaza del Lobo. En el cuento también, al menos en una de sus versiones vemos como Caperucita le da la dirección exacta al Lobo de donde vive su abuelita. El Lobo por su parte conoce las cualidades taurinas de la niña, y le abre los ojos ante la posibilidad de un camino lleno de flores y aromas nuevas, Acaso esto no te recuerda a Perséfone, a quién relacionamos con las flores y la primavera? Mmm, y qué me dices de su caperuza roja, no es un deseo de atraer a un animal, y a cual tipo de bestia puedes atraer zodiacalmente con este color, claro, a los marcianos (Aries y Escorpio) Pero, en Caperucita como en esta Luna Llena en Tauro, lo importante es saber cuál es la moraleja de la historia, para entenderlo, espero que la historia que conoces termine cuando llega el cazador y extrae de las entrañas del Lobo a Caperucita y a su Abuela. De ser así te puedo decir que ese tiempo en las entrañas de la Bestia, es el paso en el inframundo, cuando sales de ahí, tu mundo es otro, pues una vez que la Bestia no existe, te queda claro, que hay otro camino a través del Bosque.

Entonces el mensaje de esta Luna Llena es estar atento a las nuevas posibilidades, a no tener miedo, a arriesgarnos, es el mundo de la seducción. Si eres seducido o estás dispuesto a seducir, eso amigos, es la pregunta que les dejo para que mediten en su respuesta.