Google+

sábado, 28 de diciembre de 2013

Cáncer 2014: “Hécate, esa diosa olvidada”





Redoblemos el trabajo y el afán, y arderá el fuego y hervirá el caldero”

Primera escena del cuarto acto
Macbeth de William Shakespeare


Cáncer había sido desde la entrada de Plutón en Capricornio el único signo cardinal que no contaba con un planeta de tránsito lento con quien defenderse de la embestida plutoniana. Aries cuenta con Urano y en su momento tuvo a Júpiter con él, Libra tuvo a Saturno, pero, Cáncer tuvo que jugársela con uno que otro stellium que se fue formando con el paso del Sol, Mercurio, Venus y Marte por su signo. En el 2010 tuvimos eclipses en Cáncer que también en ese momento ayudó a este signo a no desesperar y a darse cuenta que a veces tocar fondo es la única manera para subir. Desde el 2013, este panorama cambió, Júpiter el “Deus Pater” llegó a Cáncer y estará con ellos durante el primer semestre de este 2014.

A continuación te muestro lo más destacado astrológicamente hablando para este 2014:

Júpiter:


Júpiter no sólo defiende a Cáncer de Plutón y su acción apocalíptica, sino de los posibles incendios provocados por Urano en Aries, y ahora también por la ira de Marte en Libra. Júpiter en Cáncer inicia el año en su fase retrógrada la cual dejará hasta marzo, a partir de ahí avanzará por el segundo y tercer decanato canceriano. Durante este tiempo, tendrás la seguridad que tanto necesitas, el sentimiento de soledad se irá y con la vitalidad que encuentras en la compañía te atreverás a hacer lo que no habías hecho por miedo al rechazo. Tu familia como siempre será tu sostén, pero, tú también les ayudarán y conforme tu crezcas y evoluciones durante este año, ellos también lo harán. Júpiter en Leo también será una figura protectora para Cáncer pero su enfoque será más bien hacia la mejoría económica de este signo en especial para los nacidos a finales de junio y a principios de Julio.

Los planetas acuáticos:


Uno de los grandes momentos para Cáncer en el 2013, fue cuando se conformó un Gran Trígono de Agua (julio a septiembre) la sensación que esto provoco en este signo fue la de tranquilidad, la de sentirse a gusto consigo mismo y entender que a través de las emociones mantenemos siempre el control de nuestras vidas. Los planetas involucrados en esa configuración fueron Neptuno en Piscis, Saturno en Escorpio y Júpiter en Cáncer. Durante este 2014, estos planetas seguirán guiando a Cáncer por el camino de los sentimientos, el mostrarse tal como es, es arriesgado, pero, Cáncer en su aparente fragilidad sea ha convertido en todo un maestro y superviviente. Dejar el miedo atrás e ir en pos de sus sueños será el resultado de esta colaboración, su efecto lo sentirán de forma general todos los decanatos cancerianos. Durante el mes de mayo tendremos otro Gran trino de agua, no tan exacto en ángulos como el del año pasado, pero, igual de efectivo, esta vez los participantes serán Quirón en Piscis, Saturno en Escorpio y Júpiter en Cáncer. En esta ocasión el legado de este Gran Trino será, la cicatrización por completo de viejas heridas, aceptar los errores y entender que lo que pasó, pasó.

Tensión Cardinal:

Antorcha, Daga y llave, símbolos de Hécate

Iniciamos el 2014 con muchos planetas en Capricornio, tu signo opuesto. Marte en Libra y en oposición con Urano en Aries, tampoco ayudan a facilitarte las cosas, cangrejito, pero, ante este panorama lo mejor es ver en las amenazas oportunidades para surgir. Lo principal es entender que cuando te encuentras con planetas en tu signo opuesto, el espejo tiende a mostrar tu lado oculto, la sombra, aquello que no quieres aceptar de ti mismo, empezará a reflejarse en tu pareja en las personas con las que más intimidad compartes. ¿Qué deberás hacer? Pulir el espejo, desempañarlo y darte cuenta que lo que ves no es lo que hay, al menos no en el otro. En general toda esta tensión cardinal, conduce a momentos críticos en los que tomarás decisiones en donde el “todo o nada” serán las únicas alternativas a elegir. A finales de enero y los primeros días de febrero Júpiter en Cáncer estará en oposición exacta con Plutón en Capricornio, esa lucha interior que se ha venido desatando dentro de ti, desde hace ya años, llegará a su fin durante esta oposición y harás una limpieza total. Lo que, o quien no sirva tendrá que irse, así de simple y tajante. A finales de abril y a principios de mayo, tendremos una vez una Cruz Cósmica Cardinal conformada a los 13-14° de los signos cardinales, su efecto parecerá devastador para el segundo decanato de Cáncer, sin embargo, no será así simplemente será salirse de la zona de confort y empezar de cero una vez más.

Los Eclipses: 

La luna rige a Cáncer, por eso, por lo general las lunas llenas y las nuevas tienen un gran efecto sobre este signo, pero, los eclipses tienen un efecto aún más determinante, porque son lunaciones potenciadas. Son cuatro eclipses los que tendremos este año, dos lunares, dos solares.

El primero será lunar y ocurrirá en Libra el 15 de abril, gracias a él, Cáncer se sentirá reconfortado en la familia. El segundo será el 29 de abril en Tauro, será uno solar, y te hará enfocarte en tus necesidades más básicas, alimentación, techo, amor, etc. Te sientes con la madurez suficiente para no ser dependiente, pero, a la vez sabes que necesitas de mimos y cariños. El tercero será uno lunar el 8 de octubre en Aries y le dará mucha presencia publica a Cáncer, temas sociales que antes no le llamaban la atención lo harán a partir de este día. La capacidad de poder ser la voz de los desamparados y quien dé la cara por los más necesitados será efecto de este eclipse. El último será el 23 de octubre se trata de uno solar en Escorpio, el romance será el enfoque de este eclipse, más allá de la conquista, este el sentimiento de pertenencia, saber que alguien piensa en ti y que tú le correspondes, eso te traerá este último eclipse.


Lilith:


De vez en cuando hablo de Lilith, le llaman la luna negra, y es para mí el lado rebelde de la feminidad, es la emancipación en su forma más pura, la igualdad real de la mujer. Lilith es el punto más lejano con respecto a la Tierra de la órbita lunar. Por tratarse de un punto lunar, Lilith actúa con mucho poder en Cáncer. Desde el año pasado Lilith se ubica en Cáncer y a partir de marzo iniciará su recorrido por Leo. Este año Lilith, le mostrará los poderes ocultos que yacen en el interior de Cáncer, el poder de la invocación, desear y pedir, sin miramientos, saber que somos merecedores de lo mejor, que la magia existe y que controlar su poder no es fácil, excepto claro cuando has nacido con ese poder, y es eso lo que hará Lilith recordarte en todo momentos esas habilidades innatas.

Resumen:



La Luna como foco nocturno ha guíado al hombre por la oscuridad desde los mismos inicios de la humanidad, a ella, se le relacionado con lo femenino, con lo receptivo, sus ciclos al involucrarse con la mestruación y con el embarazo, fortaleció el arquetipo materno. A través de la historia han sido muchas las diosas relacionadas con la Luna, incluso, la misma Virgen María acuña características evidentemente lunares. En la mitología griega se mencionan al menos tres de forma muy recurrente, Artemisa, Selene y Hécate. Tendemos a conocer a las dos primeras y a relacionarlas mucho con el signo de Cáncer, sin embargo, este 2014, el arquetipo que emergerá es más bien el de Hécate.

Su nombre solía atemorizar a todos, se le representaba trifasica, tenía tres rostros que representaban las tres caras visibles de la luna. Concedía muchos dones a quien la veneraba, se le relacionaba con los cruces de caminos, con la justicia, sus símbolos, eran la artocha, el fuego guía, la daga, la capacidad de defensa y la llave, el conocimiento. Hécate, incluso fue en su momento antes que Hades, la señora a cargo del inframundo, incluso Can Cerbero, el perro de tres cabezas en un principio fue suyo. Conforme la imagen de lo masculino fue apoderándose de todo, esta diosa fue degradada y convertida en la diosa de la hechicería, de ahí que muchos la conocen como la reina de las brujas. Sin embargo, Hécate como arquetipo va cada día más en crescendo y poco a poco va recuperando también el reino que una vez le perteneció. El mundo de sombras que es el submundo plutoniano, no atemoriza a Cáncer gracias al apoyo de Hécate, que conoce también ese universo como la palma de su mano, hasta cierto punto, es la misma Lilith en Cáncer en conjunción con Júpiter y en oposición con Plutón en Capricornio, la que ha despertado ese poder oculto en Cáncer, un poder que no es más que movilizar en todos los demás su mundo interno, al hacerlo, al estar en contacto con las emociones por más crudas que estás sean la única salvación es buscar la ayuda y esta ayuda siempre nos la dará Cáncer. Es esa unión que se ve representada con el gran trígono de agua, la que como las brujas de Macbeth que dan inicio a este artículo, moverán la magia transformadora y hará de este 2014 un año muy productivo para Cáncer.