Google+

lunes, 10 de febrero de 2014

Compatibilidad los Elementos: La Tierra







Tierra-Agua: “Ser el uno para el otro”

Cuando una persona de un signo de tierra se encuentra con alguien de un signo de agua, la atracción se da lentamente, pues los signos telúricos son reacios a actuar impulsivamente, algunos se lo piensan demasiado(Tauro) otros analizan que tan conveniente puede resultar la relación (Virgo) o incluso considerar que aún no es el momento(Capricornio)Sin embargo, cuando el Agua despliega su encanto, su emotividad y especialmente esa maravillosa empatía ninguno de estos signos puede negarse a darle una oportunidad.
Es fácil entender que las relaciones entre estos dos signos surgirán con facilidad. La tierra le da sostén al agua, la contiene, y el agua le da sentido a la tierra, una vasija no sirve si no contiene líquido. La actitud pragmática de la tierra se suaviza gracias a la respuesta emocional que encuentra en su contraparte acuática. El realismo casi enfermizo de la tierra encuentra en el surrealismo acuático, nuevas posibilidades, juntos estos dos elementos, pueden cambiarlo todo, porque, aunque no lo admitan uno siempre dependerá del otro. Pues recordemos Tierra y Agua, al fin de cuentas son elementos complementarios y se necesitan mutuamente.

Tierra-Tierra: “Lento pero seguro”


La atracción entre dos signos del mismo elemento siempre es muy fuerte y se fundamenta en las afinidades. El elemento tierra se caracteriza por la búsqueda de la estabilidad tanto emocional como económica y encuentra un gran aliado en otra persona del mismo elemento. Si tenemos en consideración lo anterior, podemos comprender la gran atracción mutua que se producen entre los signos de tierra. Las relaciones basadas en la afinidad, como son éstas, tienden a sobrevivir el paso del tiempo, pero tienen la desventaja de caer en la rutina, en el aburrimiento, pues el entendimiento es tan profundo que muchas veces parece que se comunican por telepatía. Muchas veces estas parejas terminan separándose debido al tedio o por escuchar los malos consejos de amigos o familiares. Un hecho irrefutable, la amistad entre personas del mismo elemento, es mucho más duradera que como compañeros sentimentales.

Tierra-Fuego: “¡Inténtalo! ¿Por qué no?


El fuego y la Tierra tienen una relación que no todos logran ver, pero, estos dos elementos pueden hacer una dupla que funcione muy bien. La Tierra es la continuidad del Fuego, piensa en estos signos y lo verás, Tauro (Tierra) continúa a Aries (Fuego), Virgo a Leo, Capricornio a Sagitario. El fuego es impulsivo a veces difícil de controlar mientras la Tierra es comedida y crea la pausa que necesita el fuego para pensar y así concretar.  Eso, sí, para el integrante de Tierra de este binomio, esta relación puede ser toda una prueba, para poder sobrevivir literalmente esta prueba de fuego, tendrá que dejar atrás todas las inhibiciones, ser más impulsiva, y bajo ninguna circunstancia parecer aburrida, algunos signos de fuego pueden convivir con personas del elemento tierra, pero muchas veces lo harán en función del bienestar de los hijos en común (el caso de Aries) o de las apariencias (el caso de Leo).  El fuego tiene en el peor de los casos, la capacidad  de carbonizar a Tauro, Virgo y Capricornio. Sin embargo, si eres de un signo telúrico y puedes mantener la llama ardiente de tu pareja Aries, Leo o Sagitario, tu matrimonio estará lleno de aventuras y emociones fuerte, por supuesto, te recomiendo que el manejo de la economía sea tu principal función pues Tierra, sabe muy bien como estirar y sacar el mayor provecho a las finanzas, mientras que el fuego, lo único que sabe es quemar el dinero.

Tierra-Aire: “Peligro de Erosión”


El primer encuentro entre personas de estos elementos, es como abrir las ventanas de una casa vieja, el aire entra, y refresca el ambiente. El signo de tierra se siente rejuvenecido en ese ambiente cargado de ideas e intelecto, la monotonía no es una palabra que exista en el lenguaje de Aire (Géminis, Libra, Acuario), pero si estos signos no logran ofrecer a Tierra planes concretos y tangibles, sólo castillos, valga la redundancia, en el aire. La parte de tierra perderá el respeto por su pareja, y empezará a dejarle de lado, hasta un punto en que terminará siendo sólo amigos. También puede ocurrir lo contrario que Aire se canse de ese mundo cargado de materialismo y ataduras en que vive su pareja terrestre. El elemento aire es intangible, etéreo su mundo es el de las ideas, el de la mente mientras que para el elemento tierra su mundo es lo tangible, lo real. Si lo analizamos con detalle, nos damos cuenta, que este tipo de relación puede funcionar muy bien en el área laboral, las ideas que Aire aporta Tierra las puede implementar hasta hacerlas realidad. Pero, en el amor tarde o temprano el aire tiende a erosionar a la tierra, hasta llegar a convertirla en un desierto.