Google+

lunes, 17 de marzo de 2014

Mercurio en Piscis 2014: “Una breve historia de fantasmitas”





“Yo también... ¡Sí! Yo tengo - ¿Por qué no confesarlo? - un pequeño fantasma, un duende de familia.”


Oliverio Girondo



Érase una vez un niño que era un poco diferente a los demás, sabía demasiado, pero, le gustaba pasar inadvertido, pensaba sus sentimientos y sentía su pensar…. Se le veía solo todo el tiempo y a sus padres esto le preocupaba, ellos tenían miedo que él tuviera alguna especie de trastorno físico, psicológico o emocional, el niño tan sólo tenía 5 años y era muy diferente a todos los demás. Un día de verano, mientras todos los demás niños jugaban bajo el Sol, el parecía hablar con alguien junto a un árbol, su madre que ya estaba pensando lo peor, fue junto a él y le preguntó: ¿Con quién hablas mi niño? Y él contestó: Con mi padrino…. Ella sintió en ese momento un escalofrío y recordó que el padrino del niño había muerto exactamente hacía un año ese día, el niño no tenía por qué saber esa fecha con precisión. “Sí y dice que no te olvides de él en un día como hoy”…. Este evento, cambio un poco la noción de lo que su madre pensaba de su hijo. Al tiempo, el niño mientras cenaban, le dijo a su Padre, “al abuelo le encantó este flan de coco, dice que es su favorito…” El chico de esta historia, ya no es tan chico, y en su haber tiene ya muchas historias de fantasmitas por contar, y si piensas que está internado en un manicomio, te diré que no, me ha dicho que a veces se siente incomprendido, excepto claro, por sus viejos amigos.


Ahora bien te preguntarás por qué te narro una breve historia como esta, te seré franco, porque he hablado tanto de Mercurio en Piscis durante estos 4 años, que hoy quisiera darte un enfoque diferente, igual Mercurio en Piscis, sigue siendo el juglar de siempre, sabrá darte un poesía cuando menos lo esperes, te cantará una canción que te hará recordar un momento entrañable de tu vida, te dará señales, te advertirá de los peligros y por supuesto, será quizás de todos los mercurios el más despistado de todos, porque simplemente, su mundo no es este mundo.  El niño de esta historia tiene en su carta natal un Mercurio en Piscis, ¡Obviamente! De ahí que lo recordé, y también hago mención de él, porque muchos de los nativos de Mercurio en Piscis, posiblemente se sientan identificados con esta historia.

Pero, veamos ahora, entremos en los detalles técnicos de Mercurio y por supuesto de Mercurio en Piscis, esto, porque como ya sabrán este lunes 17 de marzo volverá a Piscis, luego de un regreso a Acuario en su fase retrógrada y estará ahí esta el 8 de abril cuando inicie una vez más un nuevo ciclo zodiacal en Aries.

Mercurio es el planeta más cercano al Sol, también es el más veloz de todos. Estas dos cualidades me hacen afirmar con total seguridad que Mercurio es de los tres planetas personales, el planeta con un efecto más inmediato en nuestro diario vivir, por decirlo de alguna manera, Mercurio es entonces el más personal de los planetas personales.

Los planetas personales, por si no lo sabías, son aquellos que trabajan directamente sobre los designios de nuestros Sol y Luna, también son los planetas más cercanos a nuestro planeta. Mercurio, Marte y Venus son los integrantes de este grupo. Marte el fiero guerrero es el protector de nuestros intereses, Venus la despampanante diosa, cuida de nuestro físico, le da forma a nuestros deseos y por supuesto nos da ese toque magnético que necesitamos para atraer lo buscado. Mercurio, por su parte, es quien tiene a cargo hacer llegar nuestros deseos hacia los demás planetas, es por eso, además del mensajero, el mago cuyo poder es moldear la realidad. Mercurio es el puente entre muchos mundos, de ahí que en Piscis, El mundo con el que conecta es el mundo de lo irreal, lo invisible, la fantasía, de lo que no está aquí sino un poquito más allá. Mercurio está en detrimento o en exilio en Piscis, se encuentra en una posición en donde la razón no es de gran utilidad, Piscis es como sabemos el signo opuesto a Virgo, signo regido por Mercurio.

Mercurio en Piscis, se aleja de la realidad, de los números, de las estadísticas, del orden, de la rutina, ve una mariposa y la persigue, no le importa si usa calcetines de diferente color, no le importa, su mundo, no es este mundo, su mundo es la fantasía, los sueños, puede que parezca un poco esquizoide ante los demás, pareciera de repente que habla solo, pero, seguro que todas las tamografías saldrán limpias. Sí, esa fascinación por lo invisible, es lo que se despierta cuando Mercurio transita Piscis. Mercurio es la percepción y en Piscis la percepción se afina a niveles tan sublimes, que si no tienes un ancla en planetas de tierra puede ser que te hundas y naufragues en ese mundo oceánico, en dónde arriba es abajo, abajo adentro es afuera.


Hablar del paso de Mercurio por Piscis, es hablar de dos conjunciones muy importantes  y a las que siempre hemos de prestar mucha atención. La primera de ellas, será la conjunción con Neptuno, dueño y señor de Piscis, esta conjunción ocurrirá el 23 de marzo y tiene un componente “Psy” (para no llamarlo espiritista) muy profundo, telepatía, estados alterados de la conciencia, diría el famoso psiquiatra Stasnilav Groff uno de los fundadores de eso que llamamos hoy psicología transpersonal. Lo invisible se hace visible, y los rastros de ectoplasma son casi vistos ante los ojos de todos. Sí, la alucinación pisciana, el vínculo con la realidad se puede fundir y desde otra dimensión puede que recibas la respuesta que tanto ansías conocer. La segunda conjunción ocurrirá unos días después (29 de marzo) cuando Mercurio en Piscis se encuentre en conjunción con Quirón en Piscis, el conocimiento que se genera entre Mercurio y el Mester Centauro ambos en Piscis, puede ser la apertura mental para que aceptes las cosas como son y no como tú crees que han de ser. Estas dos conjunciones como todo lo que ocurre en Piscis serán trascendentes, siempre y cuando no les temas, si tu planetarium natal tiende a lo pragmático, es probable que estas conjunciones y el general el tránsito de Mercurio en Piscis, te resulte caótico, chocante y agotador, sí ese es tu caso, recuerdo, que Piscis, es también el signo del descanso, lo relacionamos con los sueños, pero, también es la acción de dormir, si tu mente se ve alterada durante estas semanas, entonces, trata de descansar, dormir más y así dejar que Mercurio se entretenga en tu mundo onírico.
Nadie me quiere de amigo

Así, que finalmente, te diré que si quieres aprovechar al máximo este Mercurio entonces déjate llevar por tu intuición, si conoces alguna mancia, entonces desempolva el viejo tarot, y hazle unas cuantas preguntas, si te gusta la poesía, si te gusta expresarte a través de un lenguaje que no es sonoro, sino más bien visual o sensorial, hazlo, afina tu guitarra y canta, pinta y baila, pero, sobre todo, si eres una persona que nació con Mercurio en Piscis, disfruta de todas tus facultades y aprovéchalas, que al niño de la historia inicial no le ha ido tan mal con toda esa sensibilidad. Y claro, también a ti, que no eres un mercurio en Piscis, pero, que seguro conoces a más de uno, te diré, que no los trates de entender, tan solo acéptalos, sin preguntas ni cuestionamientos, que la aceptación es lo que hace siempre feliz a cualquier persona con un planeta en Piscis.

¡Bienvenido Mercurio a Piscis!