Google+

lunes, 14 de abril de 2014

El amor en los tiempos cardinales: El efecto Venus en Piscis



Todo empezará con el eclipse de mañana; al ocurrir en Libra estará regido por Venus, así que su dispositor será Venus en Piscis. Venus en este signo se encuentra exaltada en este signo de Agua, y busca la fusión, el Amor total sin barreras, sin obstáculos que le impidan ser como se supone ha de ser. Luego, Venus en Piscis estará modificando la Cruz Cósmica al formar este 17 y 18 de abril un trígono con Júpiter en Cáncer y un sextil con Plutón ya retrógrado en Capricornio. Al hacer esto arma de hecho una escuadra o media cometa, una configuración que tiende a armonizar todo siempre y cuando se logre un compromiso claro con lo que queremos, la media cometa se estabilizaría al convertirse en una cometa, en este caso se trataría de tener de nacimiento algún planeta a los 15º de Escorpio. Pero, aun cuando no tengas ningún planeta por ahí, Venus en Piscis al suavizar la oposición Júpiter-Plutón nos da la oportunidad de al menos prestarle más atención a la oposición entre Marte rx en Libra y Urano en Aries, la cual por cierto llegará a su punto exacto (partil) este lunes 21.


Sin importar, en que casas se localice en tu carta natal esta oposición Marte-Urano, el hecho de que se trata del eje Aries-Libra nos involucra inmediatamente con las relaciones uno a uno, con énfasis por supuesto en las del “tú y yo” en el amor, esta oposición nos habla del proceso en que nos encaminamos desde el egoísmo del “Yo Soy” hasta el más equilibrado “nosotros somos” Detrás de esta oposición también nos encontraremos de forma menos evidente el efecto de Venus en Piscis, por aspecto, nos encontraríamos que la diosa del amor estará en semisextil con Urano en Aries este 17 y en quincuncio con Marte rx en Libra este 19, estos aspectos no son tan armoniosos, o al menos no tienen un efecto tan directo como lo puede ser una oposición o un sextil, sin embargo, no dejan de afectar modificando el comportamiento de Urano y Marte, por supuesto, nos hará pensar en la entrega total, a Urano que es más de la colectividad y menos de la individualidad le parece genial, pero, a Marte que es más personal esto le irrita un poco, de ahí que entre Venus y Urano se genere un semisextil el más armonioso de los aspectos menores y entre  Venus y Marte se trata de un quincuncio. Un quincuncio entre estos dos amantes, puede ser lo que llamo un beso con trampa, te dan un beso, pero, a la vez sabes que luego te lo cobrarán de una u otra manera.


Además del efecto por aspecto que genera Venus con la oposición Urano-Marte debemos recordar que Marte rige a Urano (en Aries) y Marte se localiza en Libra, tiene como dispositor a Venus, así que volvemos a Venus. Ella la diosa del Amor exaltada en Piscis es quien se encuentra detrás de esa oposición Marte-Urano.  Pero, ahora luego de todo este juego de dispositores y aspectos viene la verdadera pregunta: ¿Qué  nos quiere decir Venus con todo esto?

Son tiempos cardinales, buscamos nuestra identidad, buscamos la libertad, buscamos el equilibrio, buscamos el Amor, buscamos todo aquello que nos hagan sentir seres completos en un mundo incompleto.  Venus inicia su efecto con el eclipse lunar, lo rige. Honestamente, los eclipses son muy kármicos y Venus en Piscis lo es también. Un eclipse en Libra sea este lunar o solar siempre nos hablará de encontrar o al menos ir en busca de esa media naranja, esa alma gemela. Y si Venus se encuentra en Piscis, un signo que conecta o más bien reconecta esta vida con todas las pasadas y las futuras, te hará ir en busca de esa otra mitad.  Claro, debemos ser cautelosos, porque las relaciones kármicas, pues tienen mucho de eso, de Karma.
 
"Te amo demasiado...como para condenarte"
Sí, así es, creemos que cuando hablamos de alma gemela, o mejor aún de llama gemela, esa de la que hablaba Saint Germain, todo se aclarará y viviremos felices junto a esa persona “forever and ever” pero, la verdad se parece más a la historia de Drácula con Mina, el amor existe, la pasión es desbordante, pero, son mundos aparte y lo que fue una vez ya no podrá serlo. También puede ser como la relación tipo la “Bella y la Bestia” uno de los dos tendrá que someterse a un sinfín de pruebas para pulir y convertir a la bestia en su “Homme Idéal”. Sí quisiéramos sentir el oleaje desbordante del Amor, quisiéramos hundirnos en besos, caricias, perdernos en los ojos del otro y ver ahí, estrellas surgir, universos crearse, ver el amor en su totalidad. Venus en Piscis con toda la interacción cardinal que tendrá en estos días nos puede llevar así a esa persona, pero, para lograrlo, nosotros también debemos poner algo de nuestra parte: “ Debemos dejarnos llevar por sus olas, no podemos llegar al fondo del mar, sin primero no dejamos que sea el mismo mar que nos lleve ahí”