Google+

sábado, 31 de mayo de 2014

Eris, la hermana gemela del dios de la guerra


Eris, la diosa de la discordia, un nuevo planeta más allá de Plutón, se encuentra transitando desde ya casi 100 años por el signo de Aries, un signo regido por Marte. Lo cual me ha hecho recordar un par de historias o más bien datos mitológicos de esta diosa.

La mitología griega es a veces un tanto confusa le da en ocasiones el mismo nombre a dos entidades muy diferentes y una de ellas es Eris otro es Eros.
 
Eris como el Caos Universal
En un principio narran como Eris es la fuerza destructora, es el caos, mientras que Eros, es la poderosa fuerza natural que todo lo une y en este increíble juego de “unión-desunión” es como todo fue formado. Luego más adelante, vemos como Eros, es el hijo de Afrodita y Eris, la hermana gemela de Ares, el dios de la guerra.

Pero antes de detenerme en esta hermana de Ares, quisiera recordar el concepto que Hesíodo un antiguo poeta griego, tenía acerca de la Discordia, el poder que Eris ejercía entre los hombres. Él, mencionaba dos tipos de discordia, una muy censurable y otra que podía ser muy útil. Cuando analizo estos conceptos, me parece que para él, la discordia, es sinónimo de envidia. 

La Eris disruptiva de hesiodo un poco parecida a la Envidia
Hesíodo, narra que la discordia positiva es aquella que genera en nosotros el deseo de llegar a tener lo que otros tienen, es el impulso que nos hace trabajar para llegar a obtener lo que tanto anhelamos de nuestro vecino, amigo, o incluso del enemigo. Mientras que la discordia negativa, es destructiva, porque genera en nosotros en lugar de un deseo de igualdad hacia arriba, uno de igualdad hacia abajo, algo así como: “si yo no tengo lo que tú tienes, nadie lo tendrá” es el deseo de destruir lo que otros poseen, porque simplemente en apariencia está muy lejos de nuestro alcance, se convierte en ese monstruo verde del Otello shakespeariano.

Ahora sí, de vuelta con Eris, la hermana gemela de Ares (Marte), narran que Ares además de salir al campo de batalla con sus dos hijos, Fobos (miedo) y Deimos (terror) siempre buscaba la compañía de Eris, su hermana favorita. Eris, por supuesto insitaba  a los soldados a luchar. Lo cual resulta muy lógico,  pues siempre todo aquello que empieza como discordia terminará en guerra.
 
Eris y Ares.. Qué par !

Eris, como a todo nuevo planeta, no se le ha asignado la regencia de ningún signo, sin embargo, es muy natural creer que en el signo de su hermano gemelo, se sentirá como en casa. Sí, Eris en Aries, se encuentra en una posición muy cómoda. Eris se alimenta del fuego, y el deseo de luchar típico de este signo regido por Marte. Eris en su fase más noble, buscará la igualdad de oportunidades, pero en su fase más siniestra tratará de diseminar el odio y la discordia. Eris, no es la venganza per se, porque para eso tenemos otra diosa: Némesis. Pero, de Eris, tampoco podemos esperar que se comporte como una niña educada, siendo la hermana del dios de la guerra, esperamos que siempre esté metida en enredos, y de hecho, en eso nunca nos decepcionará. Si no que lo diga cualquier persona con el Sol o la luna ariana en conjunción con Eris.