Google+

miércoles, 28 de mayo de 2014

Exclusión, dolor y la falta de contención: Luna-Quirón



Aunque quisiéramos ver a Quirón como el maestro, y analizarlo solo en nuestras cartas como ese punto en donde la vocación se manifiesta con mayor fuerza. Quirón desafortunadamente es la herida, esa herida que nunca termina de cerrarse, es nos guste o no, ese punto en donde nuestra naturaleza cambia y nos hace sentirnos culpables de un error, del cual por más que intentamos entender no lo logramos.

Quirón se encuentra entre Saturno, el último planeta visible al ojo humano y Urano el primero de los que necesitan una ayuda extra para ser visto desde la Tierra. Es fácil entender porque Quirón se convierte entonces en una especie de puente entre el mundo visible y el de lo no visible.  Quirón además muestra una órbita muy excéntrica, lo cual le confiera la posibilidad a veces de estar más cerca de Urano o a veces más cerca de Saturno, dentro de esas excentricidades de Quirón también puedo mencionarte que desde el año 1952 hasta 1989 Quirón se opuso a Urano de forma exacta 41 veces. De ahí que suele ser tan común encontrarnos con personas que llevan esa impronta en sus cartas natales, sin embargo, Quirón no solo tiene esa naturaleza rara, extraña y fuera de lo común tan típica de Urano, sino también en su naturaleza habrá un fuerte componente de Saturno. De hecho, en solo mitad del siglo pasado Quirón se opuso 26 veces a Saturno, de ahí que el dolor, el miedo y la soledad, sean temas que también suelen salir a la superficie cuando analizamos a nuestro Quirón natal.


Es ese Quirón, el saturnino, el que posiblemente se observa más en los contactos Quirón-Luna, sin entrar en pormenores relacionados con la mitología de Quirón, debemos recordar que este centauro es hijo bastardo de Cronos (Saturno) y Filira. Quirón al nacer fue rechazado tanto por su padre como por su madre y vemos ya ahí la típica energía de una luna-saturno que se verá reflejada en estos contactos Luna-Quirón, por supuestos, los aspectos más tensos (conjunción, oposición, cuadratura y quincuncio) serán los que generarán más líos existenciales.

Quirón muchas veces, en especial en todos esos años previos a su primer retorno (el cual ocurre alrededor de los 50 años) se comporta como una grieta, que cambia la naturaleza del planeta en el que está en contacto, pensaríamos que entonces un Júpiter cuadratura Quirón es un Júpiter bastante desprovisto de la naturaleza optimista de este gran planeta. O que un Marte-Quirón generará algún problema con la vitalidad, y el deseo de luchar, sería una especie de guerrero temeroso e incluso cobarde. Por supuesto, con Quirón, podemos encontrar la trascendencia y lo que son nuestros defectos se conviertan en algún momento (con el asesoramiento adecuado) en nuestras virtudes, pero, hoy, tan solo quisiera nombrar a grandes rasgos lo que ocurre cuando Quirón y la Luna se encuentran.

 ¿Por qué la Luna y no el Sol? Porque a lo largo de mis investigaciones he notado una incidencia repetitiva en temas relacionados más con la herida en los aspectos Quirón-Luna y no tanto con los aspectos Quirón-Sol, claro, debemos tener en cuenta que el Maestro Quirón lo era de jóvenes gallardos y esto no es más que una simbología del Sol, y quien entrenó y el único que resguardo a Quirón de la adversidad fue el mismo dios Apolo, dios que sabemos relacionamos con el Sol, así que entre el Sol y Quirón la interpretación suele variar. Mientras que con la Luna, Quirón se decanta más hacia el rechazo materno y todas las consecuencias que esto pueda generar en nuestra psique.

La Luna es quien nos hace manifestar nuestro encanto o desencanto hacia el mundo exterior, el Sol expresa a través de la acción, la Luna a través de las emociones, de ahí que la mayoría somos más Luna que Sol, porque en realidad somos seres emocionales. La luna también es nuestro mecanismo de seguridad es adónde vamos cuando vemos que no estamos llegamos a ningún lado.  Si vemos a la Luna como nuestra madre, lo entendemos pues a ella, la mayoría de nosotros iba siempre en busca de protección.  La esfera lunar es entonces una especie de esfera protectora que nos resguarda de la hostilidad del medio circundante, de hecho es nuestro hogar, nuestro hábitat, de ahí que la casa 4 zodiacal en su origen está regida por la Luna.


Cuando Quirón infringe su herida en ese ambiente Lunar, se genera una grieta una especie de goteo en esa esfera protectora y lo que nos gotea no es más que nuestros miedos a enfrentar una realidad que evitamos enfrentar, vemos entonces que Quirón con la Luna se comporta por decirlo de alguna manera muy saturninamente (Realidad y Miedos son temas muy de Saturno), muchas veces todo se produce por una madre ausente, enfermiza o simplemente por una madre que nunca quiso ser madre, al menos no de un hijo así. Como lo que le ocurrió en el mito a Filira con su monstruoso hijo centauro. La herida quironiana cambia o más bien inactiva esa función de protección lunar, es una luna que ya no puede contener tu dolor y tu frustración y que cada vez que tratas de utilizarla de repente todo empeora. Es una luna herida, y tiende a hacernos guardar todas nuestras emociones, porque al fin de cuentas, nadie podrá nunca entendernos, no lo hizo nuestras madres, ¿Por qué lo haría otra persona?  Muchas veces es ese pensamiento el que termina excluyendo al individuo Quirón-Luna, ¿para qué relacionarme con el resto si al final lo echaré todo a perder? Y la herida en estos no hace más que crecer y escocer más y más, pasan los años y no sabemos ya que fue  lo que realidad nos duele. Nos sentimos diferentes, pero, solamente nos sentimos así, nos sentimos solos aun cuando para todo los demás estemos siempre rodeados de una multitud, nada nos satisface, porque en realidad la función nutricia de la luna también se ve afectada y simplemente, no habrá nada que pueda llenar esa alma hambrienta y sedienta.  Por supuesto, los desórdenes alimenticios son muy comunes en las personas Quirón-Luna.  El efecto de Quirón sobre la Luna también genera frustración ante la idea de la familia, la maternidad se ve truncada y siempre por razones fuera de nuestro control.  Sí, Quirón-Luna es un binomio complejo y muchas veces no hace más que traer, dolor, ira, frustración, desencanto a nuestras vidas (esto variará según nuestro signo lunar) ¿se puede vivir así? Claro, existe  lo que yo llamo zombies, personas que solo saben cumplir, personas que solo saben sobrevivir y se han olvidado de vivir y la mayoría que he visto así tienen algún problemita ligado a la Luna y Quirón.


¿Se puede mejorar esto? Sí, desde luego, pero, no es fácil tratar a un individuo Quirón-Luna diciéndole simplemente tienes un problema, sino que se necesita encontrar la grieta, analizar que se ha filtrado y con qué situación lidia en el día a día esta persona.  Se necesita un trabajo profundo, pero, primero se necesitará mucha atención, cariño y aceptación. Luego, como siempre la cura de un problema quironiano es una mezcla del mismo problema, el efecto homeopático de Quirón, el famoso «lo semejante se cura con lo semejante» (similia similibus curantur) y una pizca de Júpiter, el Zeus que termina en el mito liberando a Quirón de sus penas. Dicho de otra manera se necesita un trabajo grupal, en el que el individuo con esa luna quironizada se encuentre con otras Lunas similares, y a la vez necesita confiar, necesita una oportunidad, necesita recuperar la fe (Júpiter) en el que será aceptado.

Así que si quieres empezar a descubrir lo que Quirón dice de ti, y como convertir esa debilidad en una fortaleza no te olvides de contactar conmigo.

Daniel Bolaños
Astrocoach
Email: astrofiliacr@gmail.com