Google+

viernes, 23 de mayo de 2014

Una cometa para el fin de semana: Saltar




Este sábado 24 de mayo mientras nos encontramos en un ambiente lunar cardinal, sí, la luna se encuentra en Aries y vuelve a activar el “conflicto de identidad” planteado por esa T cuadrada Cardinal. Mientras esto ocurre, tendremos también a Júpiter en Cáncer en trino con Saturno retrógrado en Escorpio. Júpiter también se encuentra en un signo cardinal, pero, poco a poco se aleja del resto, en el momento del trígono con Saturno rx en Escorpio estará a los 18º59’ de Cáncer, y estará más unido por trigonos  con Quirón en Piscis (17º26’) y Saturno en Escorpio (18º59’) que con lo que está en cuadraturas y oposiciones con Urano y Plutón.

Dicho de otra manera, no solo se trata de un Trígono de Júpiter con Saturno, sino de un Gran Trino de Agua, y si tenemos a cuenta la oposición entre Júpiter y Plutón, en realidad nos encontramos con una Cometa, una configuración muy benéfica y capaz de darle sostén a toda esa emotividad generada por tanta agua circundante. Quisiera proponerte un ejercicio durante este fin de semana: “Enfocate sólo en esta Cometa, como lo he hecho en este gráfico en el cual solo incluyo a Plutón rx en Capricornio, Quirón en Piscis, Júpiter en Cáncer y Saturno rx en Escorpio.
 
Esta es la cometa de la que te hablo
Por lo general, vemos en un Gran Trigono oportunidades, sin embargo, rara vez trabajamos con esta configuración como debería ser, es una configuración que genera mucha comodidad, el elemento en el que se manifiesta se encuentra en una zona placentera y no nos enfocamos en ella porque simplemente todo está bien.  Un Gran trígono de Agua, podría tener un alto grado de introspección e incluso podría ser una vía de escape a nuestra realidad, y eso sería darle una buena utilidad, pero, no necesariamente la mejor que podríamos darle. Sin tener en cuenta que este gran trígono es una cometa, lo que mejor podríamos hacer es por unos días trabajar en nuestros miedos, frustraciones (Saturno), aprender de nuestras heridas del pasado (Quirón) y con Fe y Esperanza (Júpiter) Sanar. Ahora bien, ya sabemos que este Gran Trígono es más bien una Cometa sostenida por la oposición entre Júpiter en Cáncer y Plutón rx en Capricornio, y es al fin de cuentas esa oposición, la que nos hará escaparnos un poco de la realidad pero sin perdernos demasiado en ese mundo acuático.

La oposición Júpiter-Plutón plantea la transformación consciente de nuestro entorno real (Capricornio) a través de lo que sentimos es lo correcto, de lo que han sido desde siempre nuestro código de valores (Cáncer) esta oposición al manifestarse en el eje Cáncer-Capricornio nos habla de la seguridad y la protección, del sustento material y emocional que hemos recibido y nos hace ser quienes somos hoy, es un eje dinámico, en el que lo hemos recibido en el pasado lo hemos de dar en nuestro presente.  Todo esto le da forma a una Cometa que nos guía hacia el sentimiento, pero, enfocado en nuestro autoconocimiento, nos hace volver al pasado para retomar situaciones inconclusas, para enfrentar nuestros fantasmas y liberar así a nuestro verdadero yo.

Ese punto focal de la Cometa, esa oposición Júpiter-Plutón rx está también relacionado con el trígono Júpiter que este sábado 24 llega a su punto exacto.  Júpiter y Saturno juntos en un buen aspecto nos habla sobre el legado, cómo debemos dejar atrás la necesidad de complacer a nuestros padres, o a los demás, de cómo no debemos arrepentirnos si cometimos al fin de cuentas los mismos errores que ellos o no, nuestra vida es nuestra no es de nadie más y el legado familiar que siempre propone Saturno debemos cuidar va más allá de lo que tengamos o no, sino más bien de cómo aprendimos a través de nuestra familia a ser cada día mejores.


Esta Cometa estuvo también el año pasado con nosotros durante el mes de agosto, en ese momento, toda esa agua venía a despejarnos de nuestro dolor, en aquel momento, Quirón se encontraba retrógrado y nos envolvía en el descubrimiento de porqué lo que nos duele nos duele tanto. Hoy Quirón está directo y nos dice que más allá del dolor, lo importante es aceptarlo, aceptar nuestras heridas y continuar, que lo que hemos sufrido no tiene por qué detenernos ni hoy ni nunca. Y es aquí tengo que hablarte de saltar. Porque para mí ese es el mensaje final de esta Cometa, esa es su propuesta, en especial cuando tenemos en cuenta el trígono exacto entre Júpiter en Cáncer y Saturno rx en Escorpio, se trata de superar el miedo al precipicio a través de nuestra fe y de dar ese salto que hemos venido posponiendo, un salto que nos llevará hacia el otro lado, hacia otro lugar, uno en el que posiblemente encontremos retos, sin embargo, si eres capaz de vencer la inercia y tus temores para saltar una vez, estoy seguro que tendrás la facilidad para hacerlo cuantas veces sea necesario.  Saturno propone que luego de dar ese salto de fe, que no es solo de fe sino de convicción porque si Saturno está de por medio, implica que la razón concreta existe, que todo se puede materializar que luego del salto de fe, tendremos que trabajar en prosperar, en la cristalización de nuestros deseos, anhelos, sueños y proyectos.