Google+

sábado, 9 de agosto de 2014

Aquiles, la más dura de las lecciones: Inconjunción Sol-Quirón





Existe un porcentaje muy alto de astrólogos que no le prestan la atención suficiente a  Quirón y otro tanto suelen ser muy  determinantes acerca de su efecto, su visión suele limitarse a la parte del mito relacionada a la herida incurable y la trascendencia que exige la liberación a través de la Muerte. Sin embargo, Quirón es un ser muy complejo, es un ser herido desde su nacimiento, es un intruso o mejor si entiendes el término “outsider”, eso es precisamente Quirón, un personaje que no calza en ningún grupo. Quirón actúa en función  del enojo inconsciente, generado, en un principio por el rechazo, uno que por cierto, conforme avanzamos en el mito, veremos se acrecienta.  Te narraré de manera breve, su historia.


Quirón es el producto de la violación por parte de Cronos (Saturno) a Filira, una hija del Dios Océano. Nace como un centauro, porque al tratar de huir Fílira se transforma en una yegua y para no perder la oportunidad Cronos se convierte en un semental. El vástago es Quirón quien fue rechazado dos veces,posiblemente por su bestialidad. Ni su madre y mucho menos su padre se hicieron cargo de él. Ese es el primer momento de rechazo en la vida de quien sería luego el gran maestro centauro. Apolo, el dios solar termina criándole, convirtiéndole en una especie de protegido. Quirón crece sano y fuerte entre las musas y Apolo. Su educación es excepcional, pues, Apolo es el dios de la música, las artes, la medicina, la astrología y los oráculos, también experto en el tiro al blanco y por ende de la caza. Es probable, tal vez Quirón haya vividos unos años felices en ese entorno, pero, llega un momento en la historia en que Apolo decide que el centauro puede ser autosuficiente, que su educación ha concluido. Y le acerca a Tesalia donde existe una tribu de centauros, cuyo comportamiento es más bien salvaje y de un linaje no divino como Quirón. Él decide enclaustrarse en una cueva del monte Pelión, en las afueras de Tesalia. Sin duda, encontramos aquí el segundo momento en el que el centauro se siente rechazado. Por otra parte, al aislarse y ser diferente a los otros centauros, termina aislándolo aún más.  Quirón, sin embargo, gracias a todo su conocimiento adquirido con Apolo, se convierte en maestro y sanador, una especie de investigador científico, su fama es tan grande y termina convirtiéndose en el maestro de los grandes héroes de la mitología griega.  Es a causa de uno de ellos, que el centauro sufre la herida tan conocida. Cuenta la historia que luego de terminar los doce trabajos Hércules fue a visitar a su maestro y sin querer lo hiere en el muslo con una flecha impregnada del veneno de la Hidra, algunas versiones son contradictorias en este punto, pero, lo que sí queda claro que es herido en su parte animal. El veneno de la Hidra mataría en segundos a cualquier mortal, pero, Quirón es inmortal, no muere pero el veneno le inflige un torturante dolor que le acompañará durante toda la eternidad. Quirón trata de curarse, buscando pócimas, creando nuevas terapias, pero, todo falla y llega a un momento de desesperación y le ruega a Zeus que le ayude. Zeus utiliza una cláusula que enuncia: “Cuando un inmortal decida por su propia cuenta dejar de serlo Prometeo será liberado” Quirón accede al intercambio y muere así, al menos liberado del dolor.



En esta historia vemos una gran complejidad en este personaje, de ahí que no podemos quedarnos con una visión unilateral, es cierto Quirón es maestro, pero es el maestro de héroes que lo superan, cuyos nombres son más reconocidos que el suyo. Es el más sabio médico y sanador, pero, no puede sanarse así mismo. Vemos una clara ironía en su historia, y es muy lógico entender así porque aquellas personas cuyo Quirón es notorio, en algún punto de sus vidas terminan preguntándose: ¿Por qué a mí? ¿Parece que todo está siempre en mi contra? Y entiéndase no es la inadecuación saturnina. El sentimiento es más profundo, la herida es incurable y en realidad desde afuera, los demás también nos preguntamos : ¿Por qué siempre le pasa eso?. Desafortunadamente, la historia de Quirón no tiene un final feliz y esto se convierte en  toda una paradoja para el astrólogo e incluso el terapeuta quienes siempre buscan soluciones y curas. Encontrarse de repente que el dolor nunca desaparecerá y que lo único que le dará fin, es la Muerte en su forma más literal, no es la meta de ninguno de estos dos profesionales. Sin embargo, no podemos quedarnos cruzados de brazos y debemos entender que el dolor se puede mitigar, no desparecerá pero podemos vivir con él, como si se tratase de una especie de cicatriz que mostramos al mundo en forma de trofeo. Convivir con el dolor, proseguir y trascender, buscando convertir las debilidades en nuestras fortalezas es el fin último de un estudio completo de nuestro Quirón. Quirón por su linaje con Saturno es dependiente del tiempo, por eso, conforme el ciclo de Quirón avanza y se acerca a su retorno, alrededor de los 50 años, lo que nos duele nos empieza a doler menos, dejamos todo en manos de Dios, del Destino o la Providencia, como hace en el mito, el Maestro Centauro al buscar la ayuda de Zeus.

La mayoría de los aspectos de Quirón con otros planetas tienen esa dinámica, incluso, los que consideramos armoniosos. Quirón al fin de cuentas, es un “animal herido” disfrazado de conocimiento, de alta alcurnia y sofisticación. El planeta  contactado por  Quirón se convierte en el causante de la herida, con la Luna la herida es causada por la madre, o por una incapacidad de contención emocional. Si se trata de Mercurio, el lenguaje se ve afectado, con Marte, el control de la ira y el enojo. Y así sucesivamente, sin embargo. Quirón es muy respetuoso con los transpersonales, Urano (por su relación con Prometeo, le representa una salida a su dolor), Plutón (por su relación con la muerte, le es liberador) y Neptuno (al aceptar a todos como iguales le reconforta), pero, Quirón es muy benevolente, con dos planetas, a los cuales he visto en la experiencia que incluso en sus aspectos más tensos de alguna manera siempre los beneficiará, estos dos son el Sol y Júpiter.  El día de hoy te hablaré del Sol y Quirón, pero, en especial del quincuncio que será el aspecto que nos ofrece este par, este día.


Cuando Quirón entra en contacto con el Sol, se activa todos los buenos momentos de la primera parte de la historia, la crianza con Apolo y luego la enseñanza a sus discípulos. El Sol y Quirón son amigos, y los amigos verdaderos no se traicionan, se aceptan como tal, incluso, la amistad entre el Sol y Quirón es la del respeto, es el acuerdo de que tú me ayudaste ahora yo ayudo a los demás. Los aspectos suaves, semisextil, sextil y trígono nos hablan del placer del aprendizaje, de descubrir nuestros talentos y de la capacidad de convertirnos en maestros. Los aspectos más duros: Conjunción, cuadratura, oposición y conjunción nos recuerda la educación de Quirón a sus héroes, pero, basada en los momentos en los que sabemos tenemos que vencer las pruebas más duras, ya no es tan divertido, pero, debemos saber que necesitamos sacrificarnos, para llegar a ser quien debemos ser. Habrá momentos en los que dormiremos menos y que lucharemos contra nuestros miedos. Esa parte de la educación no es fácil pero es necesaria. El quincuncio es uno de esos aspectos, y ahora te hablaré de él, porque la lección más difícil en la educación del héroe, es lo que propone este aspecto.



El quincuncio Sol-Quirón es el trago más amargo que puede reservar el joven héroe por parte de Quirón y es el simple hecho de saber que todos tenemos una debilidad y que algún día si nos creemos inmortales (recuerda los héroes son semidioses, mortales como cualquier otro) y descuidamos ese punto flaco podemos morir. Incluso lo vemos en los superhéroes, la versión moderna del héroe mitológico, Superman tiene a la Kriptonita, Wonderwoman no puede alejarse de la Isla Paraíso por mucho tiempo porque si no empieza a envejecer, Linterna Verde no tiene ningún poder al color amarillo, Wolverine tiene un exoesqueleto de adamantium susceptible al magnetismo, Ironman es dependiente de un marcapasos, Hulk tiene la fuerza pero es bestialmente primitivo. Si todos tenemos nuestro talón de Aquiles y esa es la lección de este quincuncio Sol-Quirón ser consciente de eso, y hablando de Aquiles que te parece si te cuento su historia, dado que también fue un pupilo del Gran Centauro.
Hay dos versiones de la historia de Quirón, pero, en ambas queda claro, que el punto débil de Aquiles eran sus talones, en una de las versiones, cuando Tetis (su madre) lo sumergían en el río Estigia, se decía que quiere sumergido en él sería invencible, sin embargo, al sostenerlo por los talones mientras era aún un crío, dejaron sin sumergir los pies en talones. En la otra versión su madre lo  ungía  con ambrosía y lo ponía al fuego del hogar para quemar las partes mortales de su cuerpo. Fue interrumpida en estos quehaceres por Peleo (su esposo), que arrancó de sus manos con violencia al niño y éste quedó con un talón carbonizado. Tetis, enfurecida, abandonó a ambos.  Peleo (en algunas versiones es el mismo Quirón) sustituyó el talón quemado de Aquiles por la taba del gigante Dámiso, célebre por su velocidad en la carrera. De ahí que se nombrara a Aquiles como ‘el de los pies ligeros.



Quirón como entrenador de Aquiles le instruye en todo lo relacionado con la velocidad, era el más veloz de los humanos (solo Hermes le superaba) su agilidad con la espada lo convierte en el héroe más memorable de la Ilíada, pero, al final muere herido en batalla por una flecha que le atraviesa el talón.  Sí, Quirón lo sabía incluso vemos que en una de las versiones es participe de esa debilidad de Aquiles, no sabemos más, pero, es posible que el terco adolescente en sus años con Quirón nunca quiso protegerse los talones, porque se sentía invencible, ¿Acaso no los somos todos a esa edad?, me parece ilógico, que Quirón no le hubiese dicho, que no le advirtiera, y me parece mucho más comprensible que Aquiles no quisiera perder esa velocidad usando un tipo de zapatilla o armadura que le protegiera y esa imprudencia, ese deseo de vivir al extremo es lo que al final nos hace olvidarnos que somos simples mortales.

Sí, esa es la gran lección del quincuncio Sol-Quirón somos mortales, podemos vivir más si conocemos nuestros defectos y debilidades, si trabajamos con ellas, incluso si esto implica aprender a vivir de una manera diferente. Pero, como todo esa decisión es nuestra propia, y ahí está el sinsabor del quincuncio, Quirón advierte pero el Sol es quien decide.