Google+

martes, 23 de diciembre de 2014

Kyudo o el Arte de la Arquería Zen: Saturno en Sagitario



Hoy martes 23 de diciembre, finalmente Saturno ingresará en Sagitario y dejará al menos por unos meses en tranquilidad a aquellas personas con mucha energía en signos fijos (Tauro, Leo, Escorpio, Acuario), sí Lord Karma dejará Escorpio e ingresará en el signo del Arquero.  Ahora, es el turno de trabajar con los signos mutables (Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis)


Saturno estará en Sagitario hasta el 19 de diciembre del 2017 cuando ingresará en Capricornio, sin embargo, como te decía este ingreso será de unos cuantos meses, pues este próximo 14 de junio volverá a ingresar en Escorpio por retrogradación, estará de vuelta en Sagitario hasta el 17 de septiembre.

Saturno no se siente completamente a gusto en ningún signo de fuego, de hecho, se lleva mucho mejor en sus signos opuestos, en el elemento aire, rige a Acuario, se exalta en Libra y en Géminis, al relacionarse con la mente, se siente muy a gusto. Pero, en el fuego, el elemento del impulso, se siente maniatado, porque Saturno implica restricción y el fuego tiende a expandirse con facilidad, sin ninguna excusa. Además Sagitario es un signo regido por Júpiter, el planeta de la Expansión per se, así que empezaremos a vivir una especie de estira y encoge con este tránsito. Saturno al dejar Escorpio también termina la recepción mutua con Plutón, la alianza queda atrás, Plutón en Capricornio, va ahora por su propia cuenta.



Sin embargo, el que Saturno se encuentre incomodo en Sagitario no implica para nada que no hará lo suyo, simplemente, el modus operandi será mucho más sutil.  Se dice que Saturno es el gran actor, se disfraza se infiltra, como suele hacerlo el miedo, en Sagitario, un signo que invita a ver lo general, el futuro, y no mirar las consecuencias. Sagitario buscará la manera de hacerse pasar por ese consejero y especialmente en su fase directa, dejará que hagamos lo que queramos, para luego en su fase retrogrado echarnos en cara su famoso: ¡Te lo dije!  Sagitario lo relacionamos con la esperanza con la religión pero, en especial con la Fe y el conocimiento de lo correcto, de lo divino, mientras que Saturno es la rigidez del dogma, de la estructura, es el hombre en servicio de la religión, el intelectual que dice creer en su fe, pero, lo único que sabe es memorizar versículos y buscar cómo llegar cada vez más alto dentro de las esferas jerárquicas.  De ahí que a nivel mundial no será nada extraño ver a la Iglesia infiltrase en la política, aconsejando a los gobernantes, planteando cambios, para luego de alguna manera encontrar su propio beneficio, a nivel, personal esto lo podemos ver en personas que se nos acercarán disfrazados de consejeros espirituales, gurúes y demás. En especial esto será mucho más notorio cuando este Saturno empiece a estar en cuadratura con Neptuno y Quirón en Piscis, y con un próximo Júpiter en Virgo.  Pero, no todo tiene porque ser el “Diablo repartiendo escapularios”. Saturno en Sagitario también es una invitación abierto a darle consistencia a nuestras creencias, a investigar y preguntarnos por qué creemos en lo que creemos, empezamos con Saturno un viaje a través del signo del optimismo, pero, a veces la flecha de fuego sagitariana se pierde en el horizonte y no tuvimos muy claro lo que nos quiso mostrar. Con Saturno en Sagitario, tendremos la oportunidad de no disparar flechas al vacío, sin rumbo definido, ese estilo tan libre podría evolucionar, a aquel famoso “donde pongo el ojo disparo la flecha” El que Saturno nos haga cuestionarnos nuestras creencias, afectará también todo lo relacionado con Sagitario, ese viaje que tanto deseamos, se deberá realizar cuando estemos en capacidad de asumir con responsabilidad los cambios que implicará para nuestras vidas, cuando tengamos la madurez de entender que más allá de buscar el equipaje y salir huyendo de nuestro destino, vamos más bien a encontrar respuestas para entenderlo, y que cada vez que tengamos ese deseo de escapar, tendremos que enfrentarnos con ese miedo, porque en esa tierra lejana hay más de lo que creíamos. Saturno lo relacionamos con el nodo sur, y Júpiter con el nodo norte, así que de alguna manera casi imperceptible, vemos en este tránsito de Saturno por Sagitario una especie de encontrarnos por fin con nuestro destino, pero, para primero, entender porque hemos decidido tener esa misión y no otra.

Saturno en Sagitario, nos ayudará a ser ese arquero que nunca falla su tiro, de hecho, el destino tiene que ver mucho con la arquería  “Destinare” vocablo latino del cual surge destino hace referencia  a la puntería y destino sería como el “blanco”, esa especie de diana con la que los arqueros practican el tiro. El destino como tal es más bien una meta y fue luego conforme el idioma fue cambiando cuando tomo un sentido de “hado”, como esa fuerza invisible inamovible.


Con Saturno en Sagitario, aquel que practique y practique terminará siendo el maestro, un arquetipo ligado con Sagitario, pero, será la fusión perfecta de la estructura con la fe.  Para los japoneses el Kyudo es la más pura de las artes marciales, Kyudo literalmente significa “el camino del Arco” y como toda arte marcial tiene un trasfondo filosófico muy profundo, hoy tan solo te mencionará que los tres principios que rige al Kyudo y hacen de ese arquero el mejor de todos, son los mismos que debemos buscar con Saturno ya en Sagitario, estos, son la Verdad, la Bondad y la Belleza.





La Verdad en Kyudo se manifiesta en el tirar la flecha, el disparo debe ser limpio puro y enfocado, y al hacerlo el arquero debe armonizar los tres elementos del éxito, la actitud, el movimiento y la técnica. El triunfo para un arquero no es que la flecha alcance el blanco, sino que el blanco y la flecha parezca ser guiada por el blanco como si el uno y el otro siempre hubieran existido como una unidad. El propósito y la acción eso es el blanco y la flecha y eso es la verdad, eso es Saturno en Sagitario.

La Bondad: la cortesía, la compasión, la moralidad y la no agresión son las cualidades que llevan al tiro bondadoso, para el Kyudo, el arquero debe ser consciente de tener una actitud apropiada un comportamiento correcto, en todas las situaciones, la persona que mantiene su compostura y gracia incluso en los momentos de mayor estrés y conflicto eso es el verdadero arquero, y no el charlatán que solo busca lucirse. Hacerse responsable de los actos y sus consecuencias eso es lo que es la Bondad para el arquero Kyudo y también es otra de la propuesta de Saturno en Sagitario, no preocuparse, sino ocuparse.

La Belleza mejora la vida y estimula el espíritu, en Kyudo la Verdad y la Bondad per se, son consideradas bellas. Pero, la belleza se encuentra en la exquisitez, con la que vuela la fleha, en la manera con la que se flexiona el arco y en toda la etiqueta y parafernalia con la que se celebra casi religiosamente el Kyudo, la cual no es más que la cortesía y respeto por los demás. La ironía debe quedar atrás, Saturno en Sagitario es la flexibilidad comedida y no el abuso de ella, cuando se debe llorar se hará, cuando es tiempo de reír se reirá, pero, no seremos irrespetuosos, aceptaremos las reglas y nos amoldaremos a ellas, porque el buen maestro necesita de sus rituales, necesita de la consistencia y lo más importante necesita de la práctica.

Saturno en Sagitario nos invita a buscar el arco y la flecha, pero, nos invita a hacerlo con un propósito y ese es alcanzar todos nuestros blancos, llegar a ser el arquero digno y respetado, que sabe que nunca debe desperdiciar ninguna oportunidad, porque nunca se sabe si tendrá otra igual.

Así que bienvenido Saturno en Sagitario!