Google+

jueves, 29 de enero de 2015

Andrómeda o ese Yin encadenado





Andrómeda de Gustave Doré

“Por eso, acéptame como soy
Aunque esto implique
Que tengas que ser un hombre más fuerte
Asegurate que así sea cuando
Empiece a ponerte nervioso
Cuando me vaya a los extremos”

Tomado de Bitch
Meredith Brooks





Este será un fin de semana muy movido el stellium pisciano estará muy activo, pues Venus en Piscis se encuentra en cuadratura con Saturno en Sagitario, Mercurio rxse encuentra en su conjunción con el Sol, Marte en Piscis se encuentra en sextil con Plutón en Capricornio y todo esto en un mismo día, este viernes. El sábado Marte estará en conjunción con Quirón en Piscis y finalmente, Venus estará conjunta a Neptuno en Piscis.


Habla de cada uno de estos aspectos en el día a día sería muy complejo, porque en realidad, todos al estar enmarcados en el contexto del stellium pisciano, se encuentran amalgamados y lo mejor, al menos a mi parecer es encontrar el mensaje que como un todo ellos quieren enviarnos.


Para empezar, te diré que al encontrarse Marte y Venus en Piscis y que cada uno de ellos tengan que primero lidiar con Saturno en y luego pasar a la conjunción con Neptuno y Quirón. Nos hacen redefinir y darle sentido a nuestra propia masculinidad, como también a nuestra inherente feminidad. La cuadratura que en su momento tuvo Marte con Saturno remodeló la energía Yang y ahora le toca Venus, o sea, veremos cuál es el nuevo modelo Yin. Y hablo de la energía propia de cada uno de nosotros, porque Piscis invita a eso a amalgamar nuestras disparidades.

Andrómeda al rescata de Perseo encadenado

Dentro, de ese entorno en el que lo Femenino ha de redefinirse, a través de un fuerte contacto con Saturno en Sagitario, vemos que esa parte que creemos dócil se pone  a prueba porque las bases morales que le restringen pueden ser más y más fuertes,  estamos en el 2015 y aún en la mayoría de los países el machismo predomina, el hombre conquista pero, luego nada, es la mujer la que lo mantiene, y no te digo con el salario, sino es la que mantiene la estabilidad en el hogar. La imagen de esa mujer maniatada, que ha perdido su capacidad de sentirse bella, de amar sin restricciones que tiene dar la cara como una mujer ejemplar ante la sociedad. Es la clara imagen de esta Venus en Piscis en cuadratura con Saturno en Sagitario, es una mujer encadenada que como la mítica Andrómeda espera ser devorada por una bestia marítima que no es más que el mismo miedo de enfrentarse a su propia inconsciencia, de tomar el camino de seguir a sus sueños, porque ya sabes quién no hace nada por conquistar sus sueños termina siempre devorado por la inquietante posibilidad de lo que no fue y pudo haber sido. Sin embargo, como la historia de Andrómeda encadenada, el héroe se vislumbre, ese Perseo al rescate, surge de ese estado consciente luego de una alta introspección, ese estadio es la conjunción del Sol con Mercurio y el héroe es sin duda Marte en Piscis que primero tendrá que amigarse con su propia oscuridad, empoderarse, entender que Andrómeda no es una damisela en apuros porque un monstruo está a punto de deglutirla sino porque está encadenada a la roca, encadenada por su propia familia (muy Saturno) que le ha dicho este es tu destino y lo tienes que cumplir. Marte en Piscis puede ser ese Perseo pero debe primero asumir que Venus es su contraparte, su otra mitad y no su propiedad, porque entonces ¿Para qué liberarla para luego volver a atarla? Ese cuestionamiento lo vivirá Marte a través de la conjunción con Quirón en Piscis. Quirón es el sabio maestro de los grandes héroes y le propone a Marte hacerse cargo de su propia ira y temperamento, para alcanzar esa unión perfecta y alquímica se necesita aceptar tus debilidades y ocuparse de ellas. Es un golpe duro, porque ningún héroe quiere sentirse desvalido o escuchar de sus debilidades, pero, esa falta de atención Quirón sabe muy bien le costó la vida a Aquiles.  Así que Perseo Medita (Marte en Piscis) mientras Andrómeda (Venus en Piscis) sigue encadenada, ante ese panorama parece no haber escapatoria, el fin es inevitable como lo es todo final. Sin embargo, en la cadena de los eventos, vemos que luego de esta cuadratura Venus estará en conjunción con Neptuno. Dejar que la criatura marítima te devore no es más que la única manera de deshacerse de las cadenas, estar en las fauces del monstruo no es más que el viaje interior y transformador que propone la conjunción de Venus con Neptuno, lo cual hará a Venus mucho más Venus, porque Neptuno es la octava superior de este planeta, Si Venus es el Amor, Neptuno es el Amor Total, sin barreras, sin las limitaciones de Saturno.


Esta Andrómeda decide de una forma pasiva ser devorada, pero, como te decía es devorada por sus propios sueños y al hacerlo rompe las cadenas, se libera y se da cuenta que no siempre su contraparte masculina llegará a su rescate, porque, lo masculino también es frágil y puede entrar en contradicción.


Así que desde un punto de vista sociológico, la liberación de ese machismo que mencionaba implica sacrificio, implica dejarse devorar por el que dirán, para ir en busca de un sueño, que te digan lo que quieran, pero, que dejen de encerrarte en jaulas de oro, en sociedades perfectas llamadas matrimonio, eres libre para conquistar tus sueños, que si tu héroe no quiere ir contigo que no vaya! ¡Sé mujer, sé princesa, sé femenina, sé masculina, sé lo que quieras ser, porque eso es lo que debes ser, si tienes mil rostros, muéstralos todos!, ¡Sé Andrómeda, Sé Perseo!, sé todos porque en la redifinición del Yin y el Yang que busca este stellium nos damos cuenta que ni lo femenino es sinónimo de debilidad ni lo masculino de valentía, el Yin y el Yang unidos son al fin de cuentas como los peces símbolo de Piscis, solo son uno cuando están juntos.


Daniel Bolaños
Astrocoach
Tarifas y servicios: