Google+

domingo, 8 de febrero de 2015

Atreverse a abrir la caja de Pandora




El Yod es una configuración planetaria que ocasionalmente aparece en el firmamento, es dependiente de un aspecto que conocemos como quincuncio, así que si no lo utilizas en tus análisis entonces nunca presenciaras esta figura que nos recuerda un poco la manecilla de un reloj o de una brújula. De hecho, una de las maneras en las que suelo interpretarlas es eso, el giro que se necesita para la regeneración, el planeta al que apunta la flecha, se le conoce como punto focal. Y precisamente durante varias semanas estaremos en presencia de uno de ellos.

El Yod manifestó en estos momentos se ha generado de la interacción entre Plutón en Capricornio y Quirón en Piscis (sextil entre ambos) y Júpiter retrógrado en Leo (con quien ambos están en quincuncio) en estos días el paso de Marte y Venus por Piscis lo han venido activando. Por lo que me parece muy interesante ya hablarte un poco de este Yod cuyo punto focal es Júpiter retrógrado en Leo.

El Yod como tal pide reajuste o regeneración emocional. La clave está en el planeta focal, el cual nos indica cuáles son esas energías que deben ser trabajadas. Júpiter rx en Leo es ese planeta, un planeta que se encuentra muy sensible pues recibe de otros dos (Quirón y Plutón) el quincuncio.

Yod cuyo punto focal es Júpiter rx en Leo
Júpiter como punto focal de este Yod, nos pide aumentar más el grado de introspección, se necesita cambiar, transformar, el mismo Yod, lo pide, pero, esto es aún más notorio por ser Plutón en Capricornio y Quirón en Piscis, dos planetas que buscan la transcendencia, la evolución y la sanación. La esperanza, esa que nace de nuestra convicción interior de un contacto real con nuestra esencia esa es la misión de Júpiter en su fase retrógrada.

Sin embargo, la Esperanza se ve vilipendiada por nuestros errores, por  nuestras faltas, por lo que  no fue y no será, por lo que nos ha lastimado y no hemos logrado superar. Todo eso se convierte en una especie de criaturas demoniacas que parecen boicotear constantemente nuestros planetas, anhelos y metas.

Al Yod siempre lo he encontrado mágico, en mis primeros años interpretándolos me parecían una especie de escudo protector, pero, en realidad con el paso del tiempo, me he dado cuenta que su energía es la propia de quien ha decidido exorcizar a todos sus demonios. De quien se enfrenta a su sombra para sacar lo mejor de sí mismo. Por eso, quizás es que para muchos esta es una configuración o menor o simplemente ni la observan, porque no todos estamos preparados para ese enfrentamiento.


Este Yod estará con nosotros presente hasta la tercera semana del mes de marzo, durante estas próximas semanas para aprovechar esta energía, debemos aferrarnos por completo a lo que nos  da esperanza, lo que nos motiva a diario, si no sabes lo que te produce esa sensación, es hora de averiguarlo. Júpiter es el planeta de los viajes y de la expansión, en su fase retrógrada parece contraerse y detener toda posibilidad de viajar, porque en realidad nos pide realizar un viaje interior. La lejanía, la imposibilidad de expandir nuestros horizontes no son más que limitantes de nuestra incapacidad para abrir por completo nuestro corazón al amor, es la negación a la escasez y una afirmación a la abundancia, lo que debemos desarrollar con este Yod cuyo punto focal es Júpiter retrógrado en Leo.


Debemos recordar durante estas semanas y no solo hasta que la fuerza del Yod desaparezca sino hasta el 8 de abril cuando Júpiter vuelva a estar directo, que como la Esperanza del mito de la caja de Pandora, ella se esconde en el fondo rodeada de monstruos y criaturas que le hacen parecer inaccesibles. En el mito al final, queda solo la esperanza en la caja, se liberan los monstruos y quedan al acecho de los demás.


Hoy, quisiera darle un giro a este mito y decirte que la caja de Pandora no es más que nuestro corazón y que al abrirlo, posiblemente de primera entrada no veremos la esperanza, sino todos los temores, frustraciones, miedos  que se han venido acumulando año tras año. Pero, conforme lo abrimos la esperanza lo abarcará todo, escaparán todos esos demonios y volveremos hacer nosotros como deberíamos haber sido, listo para enfrentarnos a las vicisitudes cuando sea necesario porque la confianza en nosotros mismos, el optimismo se ha regenerado y ya simplemente no hay nada que temer.


Daniel Bolaños
Astrocoach
Email: astrofiliacr@gmail.com

Tarifas: http://amigosdelasestrellas.app.telemw.com/