Google+

lunes, 16 de febrero de 2015

La prueba de fuego: Venus conjunción Marte en Aries, 2015





“Duda que sean fuego las estrellas, duda que el sol se mueva, duda que la verdad sea mentira, pero no dudes jamás de que te amo”

Carta de Hamlet a Ofelia
William Shakespeare


Cada día que pasa la cercanía de Venus con Marte se hace más estrecha, no llegará a la conjunción exacta en Piscis, pero, sí que ocurrirá esta mágica unión en Aries, el primer signo del Zodiaco.  Esta copula energética ocurrirá este 21 de febrero y será a 1º Aries.  Esta será la primera de tres conjunciones Marte-Venus para este 2015, las próximas serán en Leo cuando Venus se encuentre retrógrada (31 de agosto) y la última será en Virgo con Venus en su fase directa (el 2 de noviembre). Además del siempre esperado efecto relacionado con el Amor, la creatividad, la capacidad de seguir adelante venciendo todos los obstáculos estas tres conjunciones tienen un mensaje mucho más profundo, un mensaje relacionado con nuestra misión, con encontrar nuestro norte.


El eje nodal se encuentra en este momento y hasta el 11 de noviembre transitando por el eje Libra (Nodo Norte)-Aries (Nodo Sur), Venus es el regente de Libra por lo tanto de este nodo norte actual,  Marte el regente de Aries, el nodo sur, así que cada una de estas conjunciones traerá a tu vida memorias ancestrales relacionadas con la naturaleza propia de estos planetas dentro de tu propia carta astral, te ayudará a esclarecer las dudas pero también te colocará en el momento presente, generándote la tranquilidad necesaria para que puedes entender que el pasado es irremediable y que el futuro está en tus manos y lo construyes hoy. Esto lo entiendes cuando ves el nodo norte como la puerta al futuro y el nodo sur como la del pasado, así que la unión de sus planetas regentes genera el momento presente.


Pero, volvamos a esta primera conjunción una que tiene mucho peso, porque ocurre en el signo por el cual transita el nodo sur, y aunque nos viene a decir que un nuevo ciclo está por empezar, también nos recuerda que no podemos empezar de cero, si del todo no hemos tirado a las brasas todo aquello del pasado que ya no tiene ningún sentido en nuestras vidas.

La conjunción Venus-Marte en Aries sucede luego de un tránsito de ambos planetas por Piscis, una especie de cortejo submarino había empezado ahí, pero, no fue precisamente una danza de amor y fantasía pues antes de llegar a ese punto, tuvieron ambos que pasar por diferentes crisoles, primero, la cuadratura con Saturno en Sagitario, luego la conjunción con Neptuno y Quirón en Piscis y también no podemos olvidarnos del sextil con Plutón en Capricornio, y el quincuncio con Júpiter rx en Leo. Que no fue más que la activación del Yod presente en estos días en nuestro firmamento.

La pareja de amantes míticos, la unión sacra del Yin y su contrapartida Yang ocurre pero el camino no ha sido fácil, tuvieron que sortear muchas pruebas y para que lo entiendas de una manera te contaré un cuento, si uno de Hans Christian Andersen.

Carlitos (llamémoslo así) recibió como regalo de navidad una cajita con 25 soldaditos de plomo, todos ellos muy bonitos, lucían su uniforme azul y rojo y un fusil al hombro. Todos eran exactamente iguales menos uno, que, aunque sólo tenía una pierna, lograba mantenerse firme como los demás.

En la habitación de Carlitos había muchos otros regalos y juguetes, muy pronto el soldadito se fijó en una bailarina que con delicadeza y mucho gracejo levantaba un pie.

 "También le falta una pierna, como a mí. Es la mujer que me conviene - pensó el soldadito de plomo -. La quiero conocer, ¡es tan hermosa!"

El soldadito estaba detrás de una caja sorpresa desde donde podía contemplar a la bailarina. Al llegar la noche, Carlitos guardó todos los soldaditos excepto a él, porque no lo vio. Y, aprovechando que toda la familia dormía, los juguetes empezaron a divertirse.

De la caja sorpresa salió un muñeco verde que, al ver al soldado mirar a la bailarina, le dijo:
   - Soldadito de plomo, ¿por qué en vez de mirar a la bailarina no miras tus limitaciones?

   Pero el soldadito ni siquiera se dio por enterado y seguía obnubilado mirando  a la linda bailarina.
   - Bueno, bueno, ya verás mañana - dijo el malvado muñeco.

 Al día siguiente Carlitos colocó el soldadito en la ventana. No se sabe bien si por el viento o porque el muñeco de la caja- sorpresa cerró la ventana, el soldadito cayó a la calle.

   - Mira, un soldado de plomo - dijo un niño que pasaba por la calle.
   - Le haremos navegar - dijo su amigo -. Le meteremos en una barca.

   Y dicho esto, hicieron un barquito de papel en el cual metieron al soldado, luego empujaron el barco y el soldadito se alejó por las aguas de un arroyo que se había formado por la lluvia.

   "¡Dios mío! ¿Adónde iré a parar? - pensaba el soldadito -. La culpa de todo la tiene el muñeco verde de la caja sorpresa. Estoy seguro de que si estuviera a mi lado la hermosa bailarina no me importaría estar aquí."

El barco cada vez tenía más agua y se hundía más, en especial por ser de papel. Al final le cubrió la cabeza al soldadito. Pensó que sería su final y sólo se acordaba de su bella bailarina que tampoco tiempo pudo ver. Creía haberla perdido para siempre. Poco a poco, nuestro valiente soldadito de plomo se fue hundiendo hasta el fondo del arroyo. Allí se lo tragó un gran pez que pasaba en ese momento.

Durante mucho tiempo, el soldadito  se quedó a oscuras y en silencio. No sabía dónde estaba, pero, aún así albergaba la esperanza de que alguien pescase el pez y lo rescataran. Estaba dormido cuando de pronto oyó una voz que le sonaba familiar:

   - ¡Oh, mirad quién está aquí! ¡Es mi soldadito de plomo!

Era la voz de Carlitos. El soldadito no se lo podía creer. ¿Cómo habría llegado hasta allí? La cocinera de la casa de Carlitos había comprado el pez a un pescador.


Enseguida el soldado se dio cuenta de que estaban sus amigos y su querida bailarina. Su fortuna no duró mucho tiempo, ya que una ráfaga de viento hizo caer de nuevo al soldadito, esta vez a la chimenea, mientras se derretía, vio a su lado a su querida bailarina, que debió caer con él.

Nada más se supo del soldado y de la bailarina. Al limpiar la chimenea a la mañana siguiente, se encontraron un corazón de plomo y una rosa de lentejuelas. Era la señal de amor que había quedado entre el soldado y la bailarina.

Una triste historia de Amor… pero, ¿en realidad lo es? Al igual que el soldadito de plomo, Marte en Piscis se ha sentido limitado, no tiene la movilidad que podría tener en otro signo, vive enamorado, creyendo lo que no es (que la bailarina como él sólo tenía una pierna) Venus en cambio en Piscis se exalta es más bella que nunca, deslumbra con sus movimientos delicados, su sonrisa encantadora derrite corazones, su mirada dulce y ese pestañeo capaz de hacer perder la razón a todos. Pero, Venus en Piscis al igual que la bailarina, lo que quiere es sentirse amada, que por fin, le den su lugar y por eso acepta al soldadito como es y no como lo ven los demás, porque aun cuando sus ojos son hermosos ella ve con su corazón y sabe todo lo que él  es capaz de hacer por su amor.

El muñeco de la caja de sorpresa burlándose del soldadito no es más que esa cuadratura con Saturno, recordándote lo que eres y no lo que puedes llegar a ser, el viaje acuático, submarino e incluso por las fauces del pez, no es más que el viaje por las conjunciones de Neptuno y Quirón en Piscis e incluso la oscuridad necesaria de Plutón. Y el fuego en el que terminan consumidos nuestros protagonistas no es más que el fuego primigenio de Aries, capaz de consumirlo todo pero para que inicies un nuevo ciclo. La bailarina, como Venus no estará cómoda en Aries (signo de detrimento de Venus) será consumida por completo, pero, desde Piscis ella está dispuesta al sacrificio por Amor, porque como regente del nodo norte, sabe que nada termina hasta que termine y que no hay finales ni inicios todo está ocurriendo constantemente, el soldadito de plomo, como Marte en Aries, está cómodo (Marte rige Aries) sabe que el fuego es peligroso y que morirá pero es un soldado, uno muy valiente, y sabe que el fuego es transformador lo dejará ser quien es, y él no es más que puro corazón, un corazón pletórico de amor hacia su bailarina.


Esta primera conjunción es la prueba de fuego al Amor, ¿te atreves a consumirte por completo en tu sentimientos, sacrificarte si es necesario incluso cuando no sabes en que te convertirás?,  ¿cuándo no sabes si al lanzarte el fuego, lo hará el otro? Son tiempos para los valientes y si no lo intentas, si no te arriesgas nunca sabrás lo que eres capaz de hacer por Amor, nunca sabrás en realidad quién eres! Deja de temer que el fuego no quema, transforma!




Daniel Bolaños
Astrocoach
Tarifas: http://amigosdelasestrellas.app.telemw.com/