Google+

miércoles, 11 de marzo de 2015

Luminiscencia: Efecto personal de la última cuadratura Urano Plutón



 “ El Buscador que inicia el camino, resplandece sobre el mundo”

Tomado del Dhammapada


Se dice que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista, y con esta expresión simplemente quiero recordarte que todo lo que empieza en algún momento terminará. Este 17 de marzo presenciaremos la séptima y última cuadratura exacta entre Urano en Aries y Plutón en Capricornio, en esta oportunidad ambos planetas se encuentran en su fase directa. La luna transitará por Capricornio ese día y Júpiter desde Leo en su fase retrógrada estará amortiguando el efecto de este aspecto Urano-Plutón. Esta última cuadratura ocurrirá en los 15º de estos dos signos cardinales, Marte en Aries se localizará a 18º y formará parte de esa última cuadratura. Júpiter estará a 13º Leo estará en quincuncio con Plutón en Capricornio y en trígono con Urano en Aries. Hemos leído e incluso yo he escrito acerca de los cambios venideros para nuestra sociedad por efecto de esta cuadratura. Hoy quisiera dedicarme a un enfoque más bien hacia el cómo repercutirá esta última cuadratura en cada uno de nosotros.

Por supuesto, la energía desprendida de esta cuadratura afectará más a unos que otros, toda aquella persona que tenga planetas en la cercanía de los 15º de cualquier signo notará más su efecto pero especialmente aquellos que posean planetas natales en signos cardinales o estén cumpliendo años en estos próximos días. El llamado a cambiar, sin duda, es el mensaje más claro de esta cuadratura. Sin embargo, por tratarse de un aspecto tenso entre dos planetas con una energía que nos pide formar parte del Colectivo, de involucrarnos más con el resto, el Cambio puede vivirse como una posibilidad no contemplada en un inicio, en algunos puede vivirse como si fuera la única opción, casi como si se tratase de una obligación.  Sin embargo, el que Marte en Aries y Júpiter en Leo formen parte de esta última cuadratura, trae más fuego a escena y siendo el fuego el elemento de la acción, de la diferenciación, debemos considerar que el cambio incluso en las circunstancias más inesperadas o arriesgadas en las que pareciera surgir no es más que para hacernos recuperar nuestro optimismo, fe y esperanza. Tener la certeza de que todo será para nuestro bien, es la mejor forma de afrontar las consecuencias de esta cuadratura, una cuadratura que si bien es cierto llega a su momento climático por última vez durante este 17 de marzo, sus repercusiones estarán latentes hasta mediados del 2017.


El Cambio propuesto por esta cuadratura más que cambio es una posibilidad de retomar el camino hacia la búsqueda  de las respuestas que durante milenios ya, ha hecho que muchos despierten y siguen la ruta reveladora de su propio Destino. Esas preguntas son las preguntas más simples y a la vez más complejas de nuestra existencia: ¿Quién soy yo? Y ¿Por qué estoy aquí? La identidad de Urano en Aries se identifica en la necesidad de contestar esa primera pregunta, y el deseo de trascender, de tener que aportar al mundo de la segunda pregunta tiene sin duda la vibración de Plutón en Capricornio. ¡Así que vamos! En realidad la propuesta de esta cuadratura es retomar el camino hacia la espiritualidad, sin que esto implique desprendernos de la individualidad o dejar de ser en esencia nosotros mismos.

La búsqueda de un propósito real y satisfactorio, es en sí la búsqueda de la Verdad, pero, esto intuimos no será un camino fácil. Las personas que han decidido embarcarse formalmente en el viaje espiritual se encuentran por lo general en algún momento de crisis, se encuentre a pie frente a una encrucijada. Con mucha frecuencia han vivido situaciones de dolor y pérdida, de adversidad y calamidad, o simplemente presenta un vacío existencial porque saben que hay algo que no calza, algo sobra en sus vidas y a la vez algo falta. Exactamente, de ahí que este aspecto entre Urano y Plutón sea una cuadratura, un aspecto tenso y no un sextil o trígono. Porque necesitamos un punto de quiebra, llegar al cero y empezar a avanzar una vez más desde ahí.

Pero, una vez que decidimos empezar, nos daremos cuenta que no estamos solos, porque tanto Urano como Plutón son planetas que  en cierta forma buscan la integración universal. Quizás más allá de las dos “simples” preguntas ya mencionadas, nuestros motivos hacia el encuentro con la Verdad pueden estar activado por otras razones, y esto es normal, somos seres humanos y es muy normal que tengamos formas de pensar o sentir diferentes. Pero, sin importar el motivo, lo importante es que todos deseamos Paz interior, aceptación, satisfacción y felicidad. Buscamos una cura genuina a los sentimientos más abrumadores que como seres humanos experimentamos: Soledad, Desesperación, desamparo y alienación.  No quiero hacerte creer que esta cuadratura te dará esas respuestas, porque en realidad, las respuestas las encuentras cuando decidas prestarle atención a esa voz interior (que sí se ha venido activando con esta cuadratura) y decidas iniciar esa búsqueda a la tan escuchada iluminación.

El camino de la iluminación no es nuevo, a través de la historia en todas las religiones siempre han existido personas dedicadas de lleno a saciar su sed de ese conocimiento que los lleva a estar en contacto con su divinidad. Estas personas, maestros, monjes, gurúes o como tú quieras llamarlos no son tan diferentes a nosotros, en realidad, todos podemos aspirar a llegar a ese punto en el que somos uno con Dios, pero, para llegar ahí lo primero que debemos hacer es mantener la actitud del eterno buscador, porque bien, lo decía  el escritor francés André Gide: “Cree en aquellos que están buscando la Verdad. Duda de aquellos que la encuentren”.

La tan buscada iluminación o Luminescencia  no es más que la conexión con nuestro fuego interior, con esa chispa divina que está dentro de nosotros, no es un sentimiento ajeno al ser humano, pues, en cierta manera se parece mucho al Amor y a la Fe, pero, en lugar de enfocarnos en recibirla desde el exterior, somos nosotros que la irradiamos desde nuestro interior. Esto todos lo sabemos, pero, mantenemos esa convicción dormida, de ahí que esta cuadratura hará que muchos despiertan hacia esa conciencia innata de nuestra divinidad interior. Esta última cuadratura Urano-Plutón propone precisamente eso despertar (Urano) a verdad interior y oculta (Plutón), es aceptar que esa chispa divina está ahí, bien lo proclama el  gran maestro Jesús: “ El reino de Dios se encuentra dentro de nosotros” (Lucas 17:21) una frase controversial para los teólogos porque algunos se afanan en cambiar el dentro por el entre, y esto quizás no es más que la misma  tendencia a mantener los ojos cerrados a la Conciencia.

Pero, lo que sí es cierto, es que ninguno de nosotros va a encontrar la verdad afuera en los demás, en un trabajo, en un amigo, en un amante, en los padres, no, la encontraremos ahí. El único lugar en donde seremos capaces de encontrarlas dentro de nosotros, en el centro genuino de nuestro ser, la verdad se encuentra cuando aprendemos a vivir verazmente, dejándonos guiar por nuestra luz interior. Esa que empieza a ser más notoria gracias a estos cambios planetarios, a esta cuadratura y recuerda: ¡esto apenas está empezando!


Namasté


Daniel