Google+

martes, 14 de abril de 2015

La enigmática belleza de la rosa de Halfeti: Plutón retrógrado 2015



“¿Cómo vive esa rosa que has prendido
junto a tu corazón?
Nunca hasta ahora contemplé en el mundo
junto al volcán la flor”

Poema XXII
Gustavo Adolfo Bécquer



Este 17 de abril Plutón iniciará su movimiento retrógrado lo hará a los 15º33’ de Capricornio y retrocederá hasta los 12º58’ el día 25 de septiembre cuando finalice su retrogradación y vuelva a estar directo. El recorrido retrógrado de Plutón coincide con los mismos grados recorridos durante los meses de noviembre del 2014 hasta abril del 2015. La publicación que le dedico a Plutón retrógrado siempre ha contado más de mí que cualquier otra publicación, seguramente esta no será la excepción seguro entre estas líneas como suele pasar se colarán gotas de sangre y alguna que otra lágrima.


Los que me han seguido desde aquel ya lejano 2009 cuando empecé a publicar acerca de Astrología de forma regular en las redes sociales habrán notado que durante todos estos años he vivido tránsitos muy plutonianos, desde la cuadratura a mi Sol en Aries (que a la vez está en oposición con Plutón en Libra), al ingreso de Plutón en mi ascendente Capricornio y ahora cada vez más Plutón se acerca a mi Luna en Aries y en algún momento estará en cuadratura exacta con ella. Así que sin duda, puedo decir que en todos estos años he conocido muy de cerca lo que Plutón puede ofrecer.



Se dice que los planetas muestran toda su gama de colores cuando retrogradan y aquellos que hemos catalogados como “Transpersonales” “Invisibles” o simplemente “transsaturninos” se muestran incluso más agresivos que nunca.  Quien por ejemplo ha nacido mientras Plutón estaba retrógrado sabrá que dentro de sí se encuentra una fuerza vital que no poseen otros, una fuerza a la que a veces teme, pero, que sin duda es una de sus mayores fortalezas (y para variar yo estoy en esa lista!) Cuando se nace con Plutón retrógrado también es cierto que en los momentos del año en que este planeta vuelve a estar retrógrado los eventos más transcendentes de tu año ocurrirán. Cuando Plutón está retrógrado es simplemente más plutoniano.


Ser más plutoniano implica estar más lejos del Ego y más cerca del Alma, esto es fácil de tener en cuenta, cuando recordamos que si estuviéramos en Plutón el Sol será una estrella más del firmamento, ser vería como vemos desde la tierra a Alfa o Beta Centauri las estrellas más cercanas a nuestro planeta. Para Plutón el Sol es un punto  lejano que no genera calor, que no da luz. Y quienes saben algo de simbolismo encontrarán un paralelismo entre el Ego y el Sol, así que a Plutón lo que menos le importa es lo que tu Ego quiera manifestar, Plutón va por lo distante, lo lejano, lo que yace muy dentro de ti, lo que a veces ni tú mismo conoces de ti.  Cuando Plutón está retrógrado no va en búsqueda del Ego, ni de tu cuerpo va en búsqueda de que tú reconozcas a tu alma. Cuanto más lejano estés de esa conciencia es posible que las pruebas que te dará Plutón estarán haciendo que todo penda de un hilo incluso tu propia vida.  Ya te dije a Plutón no le interesa tus logros, no le interesa lo que tú hallas conseguido, le interesa lo que realmente eres, para Plutón la muerte no es más que un estadio, como también lo es la vida.

Plutón retrograda a mitad del signo de Capricornio, a mitad del segundo decanato de este signo de Tierra, un decanato que según la tradición caldea está influido por la energía de Marte. Al ser Marte el planeta de la lucha por la identidad, y Plutón el de la Muerte y la resurrección, podríamos inferir que durante esta fase retrógrada de Plutón, nuestra lucha será con nosotros mismos, dejando atrás todo lo que ya no sirve, lo que no tiene sentido, todo lo que nos aleja más de la liberación de nuestra alma.
 
Ralph Fiennes como HeathCliff en Cumbres Borrascosas
A Plutón lo hemos suavizado mucho, le hemos dado casi matices románticos como si se tratase de un personaje de una novela gótica del siglo XIX, pero, más allá del seductor Vampiro de Brad Stocker o del Heathcliff de Bronté. Plutón es una fuerza intempestiva no de la naturaleza, sino del propio Destino, de todo aquello que está más allá de nuestro control. Cuando Plutón llega a nuestras vidas la vivencia puede ser un torbellino de pasión, desenfreno como el de estos personajes, pero, al igual que ellos no podemos pretender que todo terminará con un final feliz, porque en realidad lo único que busca Plutón y en especial en su fase retrógrada es que tengamos un final sin importar si es el que buscamos o no, pero, sí el que merecemos.

A Plutón también lo relacionamos  con el renacer del Fénix y volvemos a caer en la ilusión de una imagen fabulosa de un vuelo de aquel ave mitológica, pero, pocos son capaces de contarnos que realmente viviremos una calcinación, que posiblemente lo perderemos todo y que nos dolerá per secula seculorum, aunque no lo vamos a admitir con facilidad. Pasamos el tránsito y quedamos fuera del huevo, pero, el ave fénix está ahí pero parecemos más un polluelo recién nacido, necesitaremos calor, tiempo y mucho afecto para poder dar el salto y volar. Plutón es tremendo y radical, pero, no por eso, no es bello y su belleza también se exalta durante su fase retrógrada, cuando estamos dispuestos a trabajar de su mano, cuando accedemos a su poder y no luchamos en su contra


Relacionamos la rosa blanca con la resurrección es el simbolismo estandarte del mismo Plutón, tan es así que en el arcano mayor XIII del tarot, la muerte la lleva en su bandera, recordándonos que todo son ciclos que lo puro se mantendrá puro. Sin embargo, volvemos a la idealización de Plutón a ver su seducción, su poesía, queremos encontrarnos esa rosa blanca (incluso yo quisiera hacerlo y entregársela a quien la merece, dársela en sus manos, sin importar si luego me desplome muerto), pero, también hay rosas negras, de una enigmática belleza, son escazas, de hecho de forma natural solo crecen en Halfeti, una localidad en Turquía. Sin embargo, vivimos más a Plutón como esa extraña rosa que nos confunde con su tonalidad sombría, que con la anhelada rosa blanca inmaculada.


La Rosa negra de Halfeti, con su extraña belleza nos recuerda que incluso dentro de los momentos oscuros, en los momentos de mayor desesperación, cuando parece que nunca va a amanecer, cuando parece que nunca saldremos del agujero, podemos contemplar la belleza que hay también en la oscuridad, podemos ver las rosas y no solo esperar que todas sean blancas, Plutón en su fase retrógrada en Capricornio un signo regido por Saturno, por el planeta que relacionamos con el tiempo nos recuerda aquello que el Ego es impaciente porque su tiempo es limitado, el Alma es paciente porque sabe que es Eterna.


Así que bienvenido Plutón a tu retrogradación, yo esta vez me siento preparado, ¿lo estás tú?


Daniel